Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vuelven el corazón de los 90 pisando fuerte

Si las modas son cíclicas parece que los personajes del corazón también lo son. Desde hace unos meses la crónica social de nuestro país se parece más que nunca a la que llenaba las revistas de los años 90.
Una década donde Mar Flores, Isabel Preysler, Isabel Pantoja, Alessandro Lequio, Ivonne Reyes y Pepe Navarro ocuparon páginas y páginas del papel cuché. Algunos de estos nombres han vivido etapas de retiro en las que poco o nada se ha conocido de sus quehaceres, aunque muchos otros han seguido siendo noticia durante todos estos años.
Un ejemplo de famosa más perenne lo encontramos en Isabel Pantoja. La tonadillera vivió en los 90 su época dorada al lado de Encarna Sánchez, después llegaría su distanciamiento de ella y su amistad con María del Monte. Más tarde llegó Julián Muñoz, su paso por la cárcel y su renacer como artista, una serie de acontecimientos que no han dejado de ser noticia durante todos estos años.
Y de Isabel Pantoja pasamos a otra Isabel que siempre ha estado presente en la crónica social de España. Hablamos de la reina de corazones. Isabel Preysler vivió un largo retiro cuando su último marido enfermó. El ictus que sufrió Miguel Boyer le llevó a estar a su lado mientras duró su enfermedad. Tras la muerte del exministro, comenzó una intensa y pasional relación con Mario Vargas Llosa que le ha devuelto el podio de reina de las revistas.
MAR FLORES Y ALESSANDRO LEQUIO, DEL AMOR AL ETERNO ODIO
Mar Flores es el claro caso de una estrella de los 90 que desapareció para volver más fuerte que nunca. La modelo protagonizó un sinfín de portadas en las revistas del corazón, se paseó por numerosos programas del corazón y disfrutó de sus historias de amor con Fernández Tapias, Alessandro Lequio y Cayetano Martínez de Irujo.
Aún así, la vida de Mar cambió cuando comenzó a salir de forma seria con Javier Merino. La top desapareció de la primera plana para pasar a tener un perfil más bajo donde la educación de sus hijos y su familia era su principal preocupación. Los años pasaron y Mar volvió a la primera plana tras anunciar su divorcio con el empresario.
La diseñadora y modelo ha tenido que hacer frente al renacer del 'azote' de Alessandro Lequio veinte años después de poner el punto y final a su relación. "Mar no se mueve por instinto y esto... Javier Merino ha sido un hombro muy presente en su vida. Nunca ha sido el amor de su vida, ha sido un apaño en su vida, incluso en 18 años, créeme", afirmaba el conde en El Programa de Ana Rosa.
Sus dardos contra Mar no cesaron: "Yo siempre fui el otro para ella. Pero tenía un novio formal con una muy buena billetera que yo no tenía". Unas declaraciones que se sucedían mientras ella disfrutaba de su nuevo amor, el empresario mexicano Elías Sacal.
Mar ha vuelto a la actualidad rosa por la puerta grande. Enamorada de nuevo y con el glamour de haber asistido (casi) a la ceremonia de los Globos de Oro.
PEPE NAVARRO, LA PEOR PESADILLA DE IVONNE REYES
Si en la década de los 90, Ivonne Reyes se convirtió en la peor pesadilla de Pepe Navarro, ahora las tornas han cambiado. La concursante de Gran Hermano VIP tendrá que enfrentarse a la demanda de la hija de Pepe para demostrar que el hijo de Ivonne no es del presentador.
Un auténtico entramado que ha resucitado este mismo sábado con la exclusiva de La Otra Crónica de El Mundo. Según un documento al que ha tenido acceso el suplemento la prueba de ADn ha determinado queA. (hijo de Ivonne Reyes) no es hijo de Pepe Navarro. Una noticia a la que tendrá que hacer frente Ivonne cuando salga de Gran Hermano VIP.
Mientras la venezolana disfruta de unos plácidos días en Guadalix ajena a toda la polémica, el presentador de Esta noche cruzamos el Mississippi ya ha dado su opinión sobre ella: "Yo lo único que puedo decir es que mi hija está en su derecho de saber quién es su familia y en reivindicar su derecho de alcanzar la paz, porque esta señora no solo se conformó con cobrar sino que además nos agredía pública y privadamente, algo a lo que la madre de mi hija tiene mucho que decir por el acoso permanente al que han sido sometidos".
Un nuevo frente que pone de relieve que los personajes que no nos dejaron dormir durante los años 90 han vuelto para dar más guerra.