Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezia Teatro estrena 'Tartufo. El impostor', versión que resalta temas actuales como la corrupción o los desahucios

La productora Venezia Teatro estrena este jueves, 17 de noviembre, en el Teatro Fernán Gómez 'Tartufo. El impostor', una obra de Molière versionada por Pedro Víllora que reapunta temas actuales como la corrupción política y económica o los desahucios.
Víllora explica que pretendieron seguir la línea clásica pero aportar ciertos detalles. Por ello, potenciaron temas que en la versión original pasaban más desapercibidos. Además, para hacer una obra distinta a la tradicional, han dado a Tartufo una razón a su comportamiento: una patología narcisista.
Rubén Ochandiano se inspiró en un libro para investigar sobre esta enfermedad y acercarla al personaje. "Lo que me seduce de la obra es el estado mental del personaje. Está siendo lo más delicioso del proyecto", subraya.
El director de la obra y miembro de la productora que lo lleva a cabo, Venezia Teatro, José Gómez-Friha ha explicado la elección de esta obra con la idea de seguir con la línea clásica, pero haciendo un texto que pudiera llevarse a la actualidad.
"Elegimos 'Tartufo' porque era un texto que necesitábamos contar a día de hoy y hablar de una forma de moverse dentro de nuestra sociedad. De cómo se consiguen las cosas o las aspiraciones de uno que llegan a generar una serie de comportamientos para poder alcanzarlas", explica.
Asimismo, Gómez-Friha indica que es un texto que navega entre lo clásico y lo contemporáneo para acercar la obra al espectador. Además, cuenta con una "estética potente" enlazada con la lectura de la obra.
Entre otros cambios que se puede percibir en esta obra, son los diálogos, adaptados al lenguaje contemporáneo, pero señalan que todas las novedades "están al servicio de la obra de Molière". Además, Víllora ha explicado que decidieron cambiar el final feliz pues los clásicos se veían obligados a hacer textos que no fueran comprometidas.
"Los personajes de 'Tartufo' son realistas y el texto clásico tenía un final conformista, por ello queremos acercarnos con este final a la realidad de hoy en día", explica Gómez-Friha.
Además, el director indica que redujeron los personajes para dar más intensidad y fuerza. Actualmente, el elenco está compuesto por Rubén Ochandino, Marián Aguilera, Vicente León, Nüll Garcia, Ignacio Jiménez y Esther Isla.
EL PERSONAJE DE TARTUFO
Dentro de la adaptación de esta obra, Gómez-Friha ha explicado a Europa Press que ha sido complicado, pero "muy apasionante", desentrañar el personaje de Tartufo.
"Durante los tres primeros actos los actores están hablando mal del protagonista por lo que ya tenemos un juicio cuando aparece en escena. Nuestra apuesta era jugar eso a nuestro favor, presentar un Tartufo ya diferente de lo que pensamos que va a ser y, poco a poco, intentar entender por qué este personaje hace lo que hace y se va destruyendo", explica.
El este sentido, Ochandiano, el actor que da vida a este personaje, señala que leer el libro 'Los perversos narcisistas", que le "dio pistas" para no juzgar al personaje, pues cuando uno hace de malo, siempre "es tentador" hacer de "malo malísimo" pero en este tipo de acciones siempre hay un motor.
"Los ensayos han sido un laboratorio de creación que a mí es de lo que más me gusta y ahora viene el reto de abrirlo al público y comunicar lo que hemos construido. Ha sido muy gozoso entenderlo, comprenderlo, fijarlo y encontrarlo pero ahora hay que contarlo sin venderlo. Partimos de la base que "a priori" es el malo de la película y ahora hay que hacer que puedan llegar a acercarse solo a él", ha detallado Ochandiano a Europa Press.
Por su parte, Gómez-Frhia asegura que le gustaría que la gente saliera de esta obra con una "inquietud positiva", un debate interno y externo. Además, considera ya un éxito que, cuando vea la obra, una persona piense que en su vida ha habido alguien como Tartufo, que ha intentado aprovecharse de él o si esa misma persona ha sentido "una pulsión tartufiana".
En cuanto a futuros proyectos después de Tartufo, el directos señala que ya hay tres en mente, uno contemporáneo y dos clásicos. "Pero aquí viene la realidad, nos encantaría empezar mañana pero es complicado llevar al dirección y la producción de una empresa", subraya.
Además, Gómez-Frhia ha criticado la situación de los teatros públicos, que cada vez tienden a producir menos y para los que tienen la capacidad de hacerlo, los presupuestos que conllevan son "muy grandes".
La obra, que estará disponible hasta el 11 de diciembre, cuenta la historia de Tartufo, un personaje misteriosos que hace reflexionar sobre el comportamiento del ser humano. El protagonista entre en casa de los Pernelle de manos del señor Orgón, como un mendigo necesitado de asilo.
Poco a poco, se va extendiendo empieza a apropiarse de los bienes de la familia engañando a sus miembros. La obra muestra al falso devoto: la bondad y la fe del prójimo utilizadas en favor del beneficio personal.