Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Madrid más caótico, corrupto y apocalítico en "Un minuto antes de la oscuridad"

Detalle de la portada del libro 'Un minuto antes de la oscuridad' de Ismael Martínez BiurrunFantascy

"Madrid es una sociedad en descomposición. Servicios como la recogida de basuras o las patrullas policiales han dejado de prestarse en los barrios de la periferia. Es el comienzo del derrumbe". No se asusten. Ese Madrid apocalíptico, terminal, solo existe en la mente y en el genio creador de Ismael Martínez Biurrun (Pamplona, 1971), autor de 'Un minuto antes de la oscuridad' (Fantascy, Penguin Random House Group, Barcelona. 2014) quien nos alerta del peligro que corremos como ciudadanos si nos mantenemos ciegos ante lo que ocurre a nuestro alrededor, si no reaccionamos a las señales que nos avisan de que algo está descomponiendo nuestra sociedad.

En 'Un minuto antes de la oscuridad', Martínez Biurrun, nos presenta a un Madrid replegado sobre sí mismo. Una serie de colapsos "económicos" y revueltas le han llevado a esta situación límite. La obra, según su autor "presenta a un sociedad en descomposición, algo que se nota en detalles aparentemente nímios como que los barrios de la periferia carecen de determinados servicios como la recogida de basuras, las patrullas policiales o el transporte público". Es lo que Biurrun  denomina "el peligro de zombificación, el no darnos cuenta, vivir a ciegas sin ser conscientes de lo que está pasando a nuestro alrededor". Y a pesar de que estamos hablando de una obra a medio camino entre la ciencia ficción y la distopía, su autor se atreve a señalar como elementos de esta "intoxicación" que corroe los cimientos de la sociedad la "corrupción y el desinterés de la gente por todas estas cuestiones más allá de los problemas personales".

Con Madrid encerrada sobre sí misma, enclaustrada en un cada vez más asfixiante muro perimetral, un héroe trata de desentrañar la verdad que se esconde tras esta hecatombre y al mismo tiempo salvar a su familia que se derrumba por problemas similares pero a escala humana. Se trata de Ciro, Sole y de su hijo. La novedad de la propuesta de Martínez Biurrun vendrá con la solución: un clon, un doble genético de Ciro que enfrentará a nuestro héroe con sus limitaciones y con sus posibilidades de éxito.

Señala el autor que "Ciro, al desdoblarse en Yonan, de alguna forma es capaz de verse a sí mismo desde fuera. Pero no solo a sí mismo, sino también toda la situación de su familia". Este es uno de los giros más singulares de la construcción creativa de Martínez Biurrun, que el propio creador, a través del clon "cuestiona cuál es el papel del héroe en su familia, su papel en la Universidad y su papel en el cuadro más grande de la ciudad".
Apunta Martínez Biurrun que la idea del reflejo y del doble tiene un origen más del relato fantástico que de la novela de ciencia ficción. Como él explica, "vivimos un poco en un mundo de apariencias", algo que es trasladable a su trabajo creativo. "Realmente es la primera novela en la que se puede hablar directamente de ciencia-ficción, más por el terreno fantástico, aunque yo no acabo de ver la línea que separa el género fantástico de esta otra. Hay multitud de ejemplos que la hibridación de géneros es clarísima y en realidad yo trabajo los dos argumentos igual. A mí, el hecho de que sea un clon no modifica demasiado esta realidad. De hecho, son clones desde el punto de vista de ciencia-ficción. Seguramente es un tipo de clonación inverosímil si vamos realmente a lo posible y a lo no posible. No es verosímil que se produzca tal cual".
"Pero, en todo caso -añade el autor- no lo veo como una novela que anticipe. Ray Bradbury decía que la intención de sus novelas no era predecir sino prevenir el futuro. De alguna forma es lo mismo, al presentar una situación llevada tanto al extremo pretendo alertar pero no es que vaya a ocurrir eso en absoluto".
Representante del nuevo género fantástico español

Ismael Martínez Biurrun
Nacido en Pamplona en 1972, Ismael Martínez Biurrun es uno de autores más reconocidos del nuevo género fanatástico español. Su bibliografía arranca en 2006 con la publicación en 2006 de su primera novela ‘Infierno Nevado’ (Equipo Sirius), obra a la que siguieron otras tres antes de llegar a esta exitosa ‘Un minuto antes de la oscuridad’.
Se trata de ‘Rojo alma, negro sombra’ (451 Editores, 2008) con la que mereció su primer Premio Celsius a la mejor obra fantástica del año, así como el Premio Nocte de la Asociación Española de Escritores de Terror.  Continuó con ‘Mujer abrazada a un cuervo’ (Salto de Página, 2010) con la que volvión a alzarse con el Premio Celsius; y ‘El escondite de Grisha', también editada por Salto de Página en 2011. 
Martínez Biurrun ha sido dos veces finalista del Premio Ignotus habiendo participado en diversas antologías de relatos como 'Visiones 2006' (AEFCFT), 'Hombre Lobo' (451 Editores), 'Aquelarre' (Salto de Página), 'Bleak House Inn' (Fábulas de Albión) y 'La soledad es el hogar del monstruo' (Imagine Press Ediciones). 
Un cambio de tendencia   
Junto al escritor navarro afincado en Madrid, otros creadores literarios  españoles han contribuido a dotar de identidad nacional a este género fantástico. Algo a lo que también ha ayudado la eliminación de prejucios y la apertura hacia autores nacionales. 
Según Martínez Biurrun, eset 'boom' de la literatura fantástica "viene por el cambio del prejuicio del lector que siempre ha sido lector de novela anglosajona pero que ahora lee más a sus compatriotas. Y en eso están contribuyendo los editores jóvenes con sus sellos como 'Valdemar' que también aportan productos nacionales, 'Salto de página' o 'Fantasy' que  están colocando en igualdad a autores nacionales y extranjeros y eso es una novedad que hay que celebrar.
Biurrun cree que todo este fenómeno "va a favor de que surjan lectores de género y que luego es de esperar que pasen a contenidos más literarios. Creo que puede ser un paso. Creo que la literatura fantástica tiene esa virtud la de atraer a nuevos lectores por lo que debería de ser más tenida en cuenta en los institutos".