Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un broche de Tutankamón confirma el impacto de un cometa en Egipto

Réplica de la máscara que representa a Tutankamóncuatro.com

El cometa entró en la atmósfera sobre Egipto hace 28 millones de años y explotó, calentando la arena a una temperatura de 2.000 grados centígrados, a partir de la cual nació gran cantidad de vidrio de sílice de color amarillo, cuyos restos han sido encontrados en una de las joyas pertenecientes a Tutankamón, concretamente en un broche.

Un investigador de la Universidad de Johannesburgo ha detectado que una piedra con forma de escarabajo, que forma parte de un broche del tesoro de Tutankamón, sería el primer espécimen conocido de un núcleo de un cometa, que se habría estrellado contra Egipto hace 28 millones de años. El cristal fue manipulado por joyeros antiguos y deformado hasta conseguir la forma de un escarabajo. El científico, Jan Kramer ha afirmado que está "en una euforia científica típica" haciendo referencia a este hallazgo qe ha sido publicado en Earth an Planetary Science Letters.
Kramer también ha explicado que la explosión derivada del impacto del cometa, produjo diamantes microscópicos, que "normalmente se forman en las profundidades de la Tierra" pero con un choque también se puede generar la presión alta que se necesita para su formación, ante lo cual el investigador asegura que parte del cometa impactó y derivado del choque, se produjeron los diamantes. 
Al ser muy complicado encontrar fragmentos de un cometa, de hecho no se han encontrado restos en la Tierra antes, esto significa "un nuevo enfoque" según Kramer "para poder estudiar este material" que puede proporcionar pistas sobre la formación del Sistema Solar. Hasta ahora se habían estudiado partículas de polvo de tamaño microscópico en la atmósfera superior y polvo rico en carbono en el hielo antártico.