Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trasladan a Gran Canaria el piano de Alfredo Kraus como primer paso para un futuro museo y escuela de ópera

El piano del tenor grancanario Alfredo Kraus (1927-1999) ha sido trasladado a Las Palmas de Gran Canaria desde la isla Lanzarote para ser restaurado. Se trata del primer paso para construir el futuro edificio de la Fundación Alfredo Kraus, que prevé albergar un museo dedicado al artista y una escuela de ópera destinada a los jóvenes.
Es el instrumento con el que ensayaba el músico cuando pasaba sus temporadas Lanzarote y que tiene un valor "incalculable, su esencia", comentó este martes Enrique Rapisarda, encargado de su restauración en un taller de la capital grancanaria, donde trabaja también con varios 'Steinway' y un clave que reproduce los sonidos del barroco.
Al taller de Rapisarda ha acudido hoy el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y Rosa Kraus, hija de Alfredo Kraus, junto al consejero de Presidencia, Pedro Justo, quienes han mostrado el preciado piano del tenor, una de las primeras piezas de su valioso legado llegada a la isla y a donde también serán trasladadas partituras, vestuarios, premios, carteles, fotos y recuerdos familiares.
El piano, un Yamaha de cola corta, es de 1984 y se encuentra en "muy buen estado", por lo que su restauración tardará algunas semanas, explicó el experto. El instrumento se encontraba en la casa, junto al mar, y las condiciones de humedad "solo le han afectado levemente", indicó.
Así, se podrá recuperar para poderlo trasladar al futuro edificio de la Fundación Alfredo Kraus y que "no sea solamente una pieza de museo decorativa sino que se pueda hacer música con él", agregó el restaurador, quien calificó de "joya" a este piano y dijo que "preferiría este instrumento por ser de quien fue a cualquier otro piano superior en calidad".
El presidente del Cabildo ha comentado que desde la institución insular hay "toda disponibilidad" para contribuir a la "memoria de uno de los grandes de la historia de la música". Se trata de "un compromiso que contribuimos con la familia y una primera posibilidad de disponer de un edificio y la parte más importante era el traslado de ese piano", dijo Morales.
Tras ser restaurado, el instrumento irá a un almacén del Cabildo hasta que se tenga la ubicación del espacio destinado a la Fundación. De momento no hay fechas ni ubicación exacta de un proyecto "en el que se está trabajando con intensidad y queremos que este tema se resuelva para continuar la propuesta, siempre adaptado a lo que la familia pretendía, un lugar no solo para ver su historia sino para formar a los jóvenes ", explicó Antonio Morales.
UN SUEÑO "LARGAMENTE PERSEGUIDO"
Por su parte, Rosa Kraus ha habló de una sueño "largamente perseguido" y agradeció al Cabildo que se haya rescatado la Fundación, introducida por el propio Kraus y que básicamente era difundir el mundo de la ópera entre los jóvenes y ayudar a los cantantes en su carrera, era la gran ilusión que tenía mi padre", manifestó.
Agregó que se trata de un proyecto con varias fases, la del museo, con un legado que se está catalogando en el archivo provincial y, por otra parte, la futura escuela de ópera para hacer que Gran Canaria "tenga una proyección internacional; tendremos que ir a la escuelas de Nueva York, de Viena, de Madrid, de Milán y todo eso se hará desde aquí".
Por último la hija de Alfredo Kraus comparó la figura de su padre para Las Palmas de Gran Canaria como lo que fue "Mozart para Salzburgo, una cosa parecida".