Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Teatro de la Zarzuela y la Fundación Juan March presentan 'Mozart y Salieri', leyenda de "admiración" y "destrucción"

El Teatro de la Zarzuela y la Fundación Juan March han presentado este viernes 21 de abril la ópera de cámara 'Mozart y Salieri', una leyenda de "admiración" y "destrucción" que acusa al compositor Antonio Salieri de haber asesinado a Wolfgang Amadeus Mozart y que podrá verse en siete representaciones del 22 al 2 de abril ne la sede de la fundación.
El maestro Borja Mariño es el responsable de la dirección musical y de la intepretación al piano, mientras que Rita Cosentino está al frente de la puesta de escena de esta producción, de Nikolái Rimski-Kórsakov, basada en un libreto del propio compositor inspirado en la obra homónima de Aleksandr Pushkin.
El director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco, ha señalado durante la rueda de prensa que esta obra, estrenada en estreno privado para piano en 1897 y de manera oficial un año después, refleja la "rivalidad conocida" entre ambos compositores y propone una "fantasía" según la cual Salieri envenenó a Mozart por "envidia".
Por su parte, Cosentino ha señalado que se trata de "un drama muy profundo y complejo" a la vez que aborda por un lado la "envidia", traducida en "la admiración y en la destrucción del otro", de manera que "la felicidad se basa en la miseria del contrario". Sin embargo, en esa "destrucción y contienda", Salieri encuentra la "destrucción" y "se queda solo en la miseria".
El destino del compositor es, según ha explicado Cosentino, "la muerte de Mozart", un desenlace que, sin embargo, se muestra "ambiguo" en esta producción y deja la "duda" al espectador acerca de si se trata de un envenenamiento real o solo una ilusión que Salieri tiene en su cabeza. Sin embargo, ha resaltado que sí existía "rivalidad" entre ellos, puesto que ambos estaban en Viena y se disputaban la misma ciudad.
Asimismo, la directora de escena ha señalado que esta ópera también habla de la "problemática del arte, puesto que Salieri se "atormenta" con el "espejo de Mozart" en el que ve sus "sus debilidades" y reflexiona sobre las dos manera de entender la creación: la importancia de "la chispa que nace de forma natural" y el "trabajo que ha sido aprendido minuciosamente".
VIDEOCREACIONES
Las videocreaciones entran en juego en esta producción como "un nivel de lectura más", según ha destacado Cosentino, y le sirve a nivel artistico para dar "rienda suelta" a su propuesta y profundizar en la dramaturgia, como si se tratara de un "tercer personaje". No obstante, el director del Teatro de la Zarzuela ha precisado que no se trata de un espectáculo audiovisual, sino solo "un vehículo más para contar esta historia".
El barítono Ivo Stanchev interpreta a Salieri en una trama en la que, según sus palabras, "se ha roto la amistad y se ha quebrado el amor en su estado puro". Por su parte, el encargado de poner voz a Mozart es el tenor Pablo García López, que ha buscado la "verdadera esencia" del compositor y la imagen de "persona sensible y con sentido familiar, y ha explorado el "terreno" en el que ambos músicos entran en confrontación.
El director artístico de la Fundación Juan March, Miguel Ángel Marín, ha señalado que esta nueva coproducción entre la fundación y el Teatro de la Zarzuela, séptima edición de la serie Teatro Musical de Cámara, permite sacar del "ostracismo" una "gran ópera" que no tiene cabida en los "teatros convencionales".