Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Teatro Real acoge 'Billy Budd', la angustia, el remordimiento y el dolor desde la perspectiva de Britten

El Teatro Real de Madrid acoge entre los días 31 de enero y 28 de febrero un total de 10 funciones de la ópera 'Billy Budd', la obra maestra del compositor británico Benjamin Britten que se presentará por primera vez en la capital española.
Según ha destacado este jueves 26 de enero durante la presentación el director artístico del coliseo madrileño, Joan Matabosch, esta pieza aborda la "angustia", el "remordimiento" y el "dolor" desde la perspectiva del compositor británico.
Britten (1913-1976) se sintió atraído por el texto póstumo 'Billy Budd, Foretopman', de Herman Melville, en cuya adaptación operística trabajaron Edward Morgan Forster y Eric Crozier. Temas como el mar, dilemas éticos y morales, el poder de la belleza juvenil y la atracción homosexual reprimida fascinaron al compositor.
La acción transcurre en 1797 en 'El indomable', un navío de guerra británico en el que embarca el marinero Billy Budd, cuya frescura y candidez revoluciona a la tripulación oprimida, entre ellos, el capitán Vere y el maestro de armas John Claggart. En este contexto, el joven será víctima del odio, la revuelta y la injusticia que rezuma el navío y su destino fatal llenará de remordimientos al capitán.
Esta nueva producción del Teatro Real, en coproducción con la Opéra national de Paris y la Ópera Nacional de Finlandia, y patrocinada por la Fundación BBVA, cuenta con Ivor Bolton a cargo de la dirección musical, mientras que en la dirección escénica se encuentra Deborah Warner, conocida en España por montajes teatrales como 'Happy Days', de Samuel Beckett, 'The Waste Land', de T. S. Eliot, o 'Julio César', de William Shakespeare.
Precisamente, Warner ha reconocido en rueda de prensa que el dramaturgo británico es una "fuente de inspiración inevitable" en su trayectoria y ve ciertas equivalencias entre Shakespeare y Britten: ambos acompañan tanto al equipo artístico como al espectador al centro de la obra y ninguno juzga a sus personajes.
En cuanto a la puesta en escena, Warner ha explicado que su intención no era colocar un barco fiel al que aparece en el texto, sino algo "más poético", aunque tampoco "abstracto". De esta forma, a su evocación del navío se suma la sensación de movimiento y la fuerza del mar.
"OBRA ESPIRITUAL"
La directora de escena ha reconocido que esta ópera es "sin duda" una "parábola cristiana", aunque ha precisado que en ella "nada es blanco o negro, ni bueno o malo". De hecho, Billy Budd no es un "ángel radiante sin más". "Britten aportó tantas capas de complejidad que la obra se resiste a una interpretación simplista", ha resaltado Warner.
En este sentido, ha explicado que en su labor, en la que ha contado con el escenógrafo canadiense Michael Levine, también ha evitado una reducción de los temas así como la confrontación de los personajes. "Es sin duda una obra espiritual", ha resaltado.
Esta ópera cuenta con un elenco exclusivamente masculino formado por cinco tenores, ocho barítonos, un bajo-barítono y tres bajos, que estará encabezado por el barítono Jacques Imbrailo, el tenor Toby Spence y el bajo Brindley Sherratt, a los que secundarán los restantes solistas, mayoritariamente anglosajones.
En este sentido, Bolton ha asegurado que no se echarán en falta las voces femeninas debido a la "tremenda variedad instrumental" y una "escritura orquestal brillante, rica y variada". No obstante, ha precisado que no cree que Britten pensara en esta complejidad para evitar las ausencias, aunque cualquier resquicio queda cubierto con la "gran orquestación vocal", que va desde el canto de los marineros hasta la "introspección" del capitán.