Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tamara Gorro desvela la dolorosa situación que vivió al intentar adoptar

Desde que Tamara Gorro se convirtiera en madre el pasado 11 de octubre de 2015 gracias a la gestación subrogada, se ha convertido prácticamente en embajadora en nuestro país y una defensora a ultranza de este método. Con motivo del debate sobre la gestación subrogada Tamara ha acudido a Sábado Deluxe, donde una vez más ha abierto su corazón, incluso confesado uno de los momentos más dolorosos del trámite hasta convertirse en madre.
Antes de la llegada de la pequeña Shaila, Tamara atravesó un verdadero calvario en el que veía truncada la posibilidad de cumplir su sueño, ser madre. Para responder a todos los que le han atacado y le preguntan porque no optó por la adopción, Tamara ha revelado el drama que tuvo que vivir al intentarlo.
"Siempre decís, ¿y por qué no adoptas? Yo he intentado adoptar en España, en Portugal y en Rusia" cuenta desvelando que intento adoptar a una niña con síndrome de down de Rusia, a la que su madre no quería: "La madre no la quiere, la abandona, la niña tiene escasas horas. Hablamos con los abogados y la madre me da la tutela. ¿Y sabes lo qué nos dicen? Que nos pongamos a la cola. Entonces busco dónde estaba esta niña. Y lo único que dijimos es que queríamos hacernos cargo de sus medicamentos, colegios y cuidados hasta que fuera adoptada. ¿Sabes lo qué me dijeron? Que no, por eso es imposible adoptar. Eso es lo que duele", confiesa la mujer de Ezequiel Garay.
Además más indignada que de costumbre, Tamara ha defendido la practica que le ha permitido formar una familia: "Es indignante que a día de hoy esto todavía se esté debatiendo. Escuchar las barbaridades que se dicen... Y me atrevo a decir que hay tanta falta de información." asegurando que es un acto que se realiza por amor: "Mi gestante quería ayudar, ¡ella tiene dos niñas! Y el día siguiente del nacimiento de Shaila, estábamos celebrándolo en la misma habitación mi familia y la familia de la gestante".