Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sofía Mazagatos y Tito Pajares disfrutan de una tarde de toros en Las Ventas

Sofía Mazagatos se encuentra viviendo uno de los momentos más dulces de su vida, disfrutando al máximo del cuidado de su primera hija, que vino al mundo el 27 de noviembre de 2015. Recientemente la ex modelo se separaba por unas horas de su niña para disfrutar junto a su pareja y padre de la criatura, Tito Pajares, de una magistral corrida de toros en Las Ventas cuyo cartel estaba formado por los diestros, José María Perera, Roca Rey y López Simón.
La que fuera Miss España se convertía en madre a los cuarenta y dos años de edad, un embarazo de alto riesgo, por el que tuvo especial cuidado, acudiendo a continuas revisiones.
Está pasando por uno de los mejores momentos de su vida, tanto en su vida profesional, ya que se dedica a la organización de eventos además de tener una tienda de regalos en internet que le va muy bien, como en su vida personal, por el motivo de buena esperanza en el que se encuentra.
Poco antes del nacimiento de su primera hija, Mazagatos comenzaba una relación sentimental con Tito Pajares. Se trata de un conocido empresario de la noche madrileña, socio de las discotecas Gabana y Le Boutique. Además es conocido por haber estado casado con Begoña García Vaquero, actual esposa del también empresario, Pedro Trapote.
Sofía Mazagatos y su marido disfrutaron del festejo mientras charlaban animadamente. Ambos se mostraron tranquilos y relajados. Mientras que su chico se fumaba un puro, la ex modelo aprovechaba para mandar algunos mensajes de móvil, suponemos que para interesarse por el estado de su hija.
No cabe duda de que la maternidad ha marcado un antes y un después en la vida de la ex Miss España. Ahora se ve más madura y asentada, disfrutando de la vida soñada.