Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sílvia Pérez Cruz conjuga "valentía" y la energía del directo en su disco 'Vestida de nit'

"Siempre he intentado hacer una revolución emocional y que la gente se sienta viva"
La cantante Sílvia Pérez Cruz publicará este viernes el álbum 'Vestida de nit' (Universal Music), uno de sus discos "más valientes" y lleno de la energía del directo acompañada por un quinteto de cuerda.
"Para mí es de los discos más valientes aunque pueda parecer lo contrario porque hemos logrado pasos muy grandes", ha dicho la artista en rueda de prensa este martes sobre este disco con un total de 11 canciones, algunas de ellas reversiones de canciones propias y otras de temas populares, como 'La lambada'.
La cantante ha explicado que el disco nació de una petición del Auditorio de Madrid de un recital con música clásica y moderna, lo que se sumó a sus ganas de interpretar en acústico, y a la vez le trajo a la memoria su etapa en la Esmuc.
De la mano de un quinteto de cuerda integrado por Joan Antoni Pich, Elena Rey, Anna Aldomà, Carlos Montfort y Miquel Àngel Cordero, Pérez Cruz pensó en un repertorio que le hiciera sentir "como en casa", pese a que esta formación solo era para un concierto.
No obstante, continuó reproduciendo ese formato en sucesivos conciertos, hasta que decidieron grabar el disco.
"Son canciones que me gustan mucho, están muy relacionadas con la música popular y, como son sencillas, tienen la excusa para que en ellas pasen cosas", ha relatado Pérez Cruz, que ha reinventado sus temas de siempre para este álbum, desmontándolos y montándolos de nuevo.
MÚSICOS SIN TRAJE NI PARTITURA
Su mayor reto con el grupo ha sido conseguir que no fuera un quinteto clásico al uso y que la gente "se quitara de la cabeza" los tópicos, así que invitó a los músicos a abandonar su vestuario clásico, a quitar las partituras de los atriles para actuar de memoria e incluso a improvisar en la medida de cada uno.
"No quiero que se vea un quinteto apartado de mí", ha dicho Pérez Cruz sobre el abandono de los trajes, y ha insistido en que cada uno debe verse como una persona distinta y todos en interacción.
Ha considerado que el atril es una barrera física donde el músico se esconde y frena cosas, mientras que la ausencia de partitura permite encontrarse a cada uno consigo mismo y que pasen cosas; y ha agregado que "es un vértigo que hay que estar dispuesto a enfrentar".
Ha explicado que tanto la portada como el contenido del disco responden a un momento en el que está en trance y en el que siente una paz interior llena de luz: "Llevaba años un poco difíciles y hace un año que tengo paz y calma. Soy feliz, me puedo morir".
La cantante ha celebrado haber sobrevivido a su manera en un mundo que está lleno de prisa y ambición, y que este año se ha reventado su burbuja y ha aprendido que es capaz de hacerlo a su modo, transmitiendo a través de cosas cuidadas: "Siempre he intentado hacer una revolución emocional y que la gente se sienta viva, que estamos un poco muertos".
Sobre el título del disco y del tema homónimo creado por sus padres Càstor Pérez y Glòria Cruz, 'Vestida de nit', Pérez Cruz ha viajado a sus orígenes recordando que era una de las canciones que más pereza le daban porque la había escuchado en casa 50 veces y hasta había renegado de ella, pero se acabó reencontrando con ella y, después de fallecer su padre, pasó a ser un tema habitual de sus directos y, a juzgar por los aplausos, ha añadido: "Noté como si la canción formara parte de nuestras canciones populares".
"Es muy fuerte que una canción de casa haga este viaje", ha dicho la artista, que puso este tema en manos de gente que la quisiera, como el quinteto que la rodea.