Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La relación entre Selena Gómez y Justin Bieber, ¿una farsa?

Lo que parecía una bonita relación adolescente, podría ser simplemente una farsa. Y es que como bien apuntan fuentes cercanas a la pareja, la cantante podría estar utilizando este noviazgo para seguir en la cresta de la ola.


Así de claro lo publica 'RadarOnline', que especula con la posibilidad de que la pareja formada por Selena Gomez y Justin Bieber sea más bien un gran negocio que un idilio adolescente, pero aquí no acaba la cosa, porque solo sale beneficiado uno de los dos.
Por lo visto, la ex estrella Disney está utilizando a Justin Bieber porque es "bueno para su imagen", según informa una fuente cercana a esta web estadounidense, mientras que el joven podría estar viviendo engañado porque él sí está enamorado.
"La relación de Selena y Justin no es el romance de cuento de hadas que les hacen creer ver a sus fans", asegura esta fuente, "el corazón de Justin está enamorado de Selena porque ella es su primer amor verdadero, pero ella solo está con él porque sabe que es bueno para su imagen".
'RadarOnline' también informa que el entorno de Selena Gomez ha estado presionando para que la joven siga con Justin Bieber, porque su relación le da más oportunidades a su carrera, y porque además su relación modélica es admirada, y ambos forman una buena marca.
Aún así, según publicaba esta misma web el pasado jueves, esta relación podría estar al borde del precipicio precisamente por parte de Selena Gomez, quien se estaría pensando si continuar con Justin Bieber después de más de un año de relación.
De momento esto no son más que especulaciones, porque ninguno de los dos ha dado la cara ni para confirmar ni para desmentir estas informaciones. ¿Se tratará, pues, todo de una estratagema de negocio?