Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Seminci de Valladolid homenajerá al director fallecido Basilio Martín Patino en su próxima edición

La Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) homenajeará en su próxima edición al director de cine Basilio Martín Patino, uno de los cineastas españoles "más unidos" al festival vallisoletano, que ha fallecido este domingo, 13 de agosto, a los 86 años a causa de una enfermedad degenerativa.
El director salmantino reconoció que no le gustaban los festivales tras recoger la Espiga de Honor en la clausura de la 47 edición de la Seminci, que tuvo lugar en 2002 y en la que se le dedicó una retrospectiva completa que incluía sus cortos, largos y obras para televisión, además de un libro escrito por Juan Antonio Pérez Millán y una mesa redonda, según ha informado la organización del festival de cine a través de sus redes sociales.
Tras varias aportaciones al cine español, con la llegada de la democracia, el cineasta fundó su propia productora, 'La linterna mágica', desde la que ha alternado sus trabajos de ficción y documental con títulos como 'Los paraísos perdidos' (1985), 'Madrid' (1987) y 'Octavia' (2002), su último largometraje de ficción.
Su producción ha recibido homenajes y ha sido material de estudios y ciclos, como el que le dedicó el festival vallisoletano, en el que afirmó que lo "bueno" de recibir el homenaje es que, dado el "prestigio" de la Seminci, "salimos" del contexto del espectáculo y "entramos" en lo surge "verdaderamente" esn el cine, algo muy "importante".
Tal como recuerda el libro '50 años de la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Una ventana al mundo', de César Combarros Peláez, en la ceremonia de clausura, Patino afirmó que hace cuarenta años, cuando en Castilla "querían" ver cine "tuvieron" que inventarse los cenáculos del cineclub, "mismas fechas" en las que se creó la Seminci, uno de los festivales de "más prestigio" y "más queridos" del mundo.
Entre los numerosos reconocimientos que ha recibido a lo largo de su vida, destaca la Medalla de oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, que se le concedió en 2005 como reconocimiento a una obra que, según indicó la organización de dicho galardón, "representa" los valores "imperecederos" de la apuesta por un cine "inteligente, complejo e inmerso" en la realidad y la evolución del país.