Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Scooter Braun, el mánager de Ariana Grande, honra a las víctimas de Mánchester en twitter

Tres días después de la masacre en el Mánchester Arena, Scooter Braun, manager de Ariana Grande, ha reflexionado en Twitter sobre la tragedia y ha sido muy claro al señalar que el miedo no puede gobernar nuestras vidas. "Esta noche llegué a casa y llevé a mis padres a cenar. Bebimos y comimos y nos reímos con los comensales que había a nuestro alrededor. Experimenté alegría por primera vez en días", escribió en un primer tweet. "Y recordé ... que somos libres. Todos somos diferentes, pero somos libres para disfrutar de la compañía del otro", añadió en otro posterior.
Pero el neoyorquino de 35 años prosiguió con el comunicado a sus seguidores. "Honraré a los que perdieron por vivir cada día pleno. Lleno de diversión, lleno de risas, lleno de alegría. Acojo con beneplácito las diferencias de mi vecino", continuó. "El deseo del terrorismo es arrebatarnos ese sentimiento de libertad y alegría. No. Esa es mi respuesta. No. No podemos permitirlo. El miedo no puede gobernar el día. Mueren más personas cada año por accidentes de coche que por el terrorismo. Sin embargo, voy a coger mi coche. Elegiré vivir en vez de tener miedo", subrayó el dueño de School Boy Records.
"Mánchester estoy con vosotros. Jakarta estoy con vuestros hijos de Siria. Estoy con vosotros. Os honraremos al no ceder a la oscuridad ", escribió Scooter. "Y voy a honrar a todos riendo, amando y viviendo. Viviendo pleno por cada maravilloso niño inocente cuya vida fue arrebatada demasiado pronto", finalizó.
Braun, que además representa a Justin Bieber, recibió muchos mensajes de fans pidiéndole la cancelación de los conciertos del canadiense en Cardiff (30 de junio) y Londres (2 de julio), a lo que respondió tajante: "No sucederá. Nunca dejaremos que el mal nos impida vivir nuestra vida con alegría".