Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renato Cisneros publica 'La distancia que nos separa': "Uno crece pensando que sus padres son las mejores personas"

El periodista, escritor y poeta peruano Renato Cisneros ha buceado en su memoria en la novela 'La distancia que nos separa' (Planeta), un relato sobre la historia de su padre, el Gaucho, un general del Ejército de Perú y político, que murió cuando él tenía 18 años.
"Uno crece pensando que sus padres son las mejores personas que podía haberse encontrado pero, ¿qué ocurre cuando descubres su historia?", ha manifestado el escritor este viernes 19 de enero durante la presentación de su novela, en la que ha participado el escritor y Premio Cervantes Jorge Edwards.
El autor de 'La distancia que nos separa' ha explicado que desechó la idea de entrevistar a las personas que habían vivido próximas a el Gaucho porque no quería firmar un reportaje periodístico, sino dejar que su imaginación completara los vacíos de su memoria para imaginar quién había sido él.
El escritor ha señalado que vivió 18 años con él, hasta 1995, cuando murió de cáncer, y durante aquel periodo de su vida vio que era una persona "llena de contradicciones y de matices": nn militar que "entendía la vida como esos hombres" y que, sin embargo, "cargaría con muchas cosas en la conciencia" si regresara a Perú.
Cisneros averiguó que en la casa en la que creció, su padre escondió a un militar que escapaba de la justicia argentina y al investigar sobre este hecho, descubrió que se trataba de alguien a quien apodaban "carnicero". Asimismo, duda acerca de su posible implicación en la Operación Cóndor. "Lo peor que le puede pasar a una familia es tener un hijo escritor, porque lo cuestiona todo", ha bromeado.
LUCHA ENTRE HIJO Y ESCRITOR
En este libro, que el autor describe como "una lucha entre el hijo y el escritor", el autor quiso dar un tono que no resultase "ni melodramático ni sentimental", aunque ha reconocido la dureza del proceso: "Acabé el libro para que el libro no acabara conmigo". Además, con el fin de mantener una distancia entre el hijo y el progenitor, vio que era "valioso" desde el punto de vista narrativo hablar de "el gacho o del militar".
No obstante, ha reconocido que uno "nunca" puede desligarse de su padre, algo que se aprende con el tiempo, e incluso uno se convierte en él con el paso de los años, a pesar de haber "renegado de chico". Por ello, para el autor esta novela es "una fuerte declaración" que le ha ayudado a encontrarse con "características" suyas que gracias a este texto ha podido ver reflejadas también en su padre.
Cisneros, autor también de las novelas 'Nunca confíes en mí' (Alfaguara, 2010) y 'Raro' (Alfaguara, 2012), considera que hablar del progenitor hoy en día no es ninguna moda sino una constante en la historia de la literatura, y cree que lo que ha cambiado ha sido "la manera de acercarse".
Por su parte, Jorge Edwards ha señalado que el protagonista de esta historia es "una especie de duro sentimental y un duro latinoamericano, pero con gracia, humor y sentido humano, que puede mandar con rigor pero puede tomar cervezas con amigos hasta tarde en la noche, cantar tango tras la tercera cerveza y hasta bailar".
A su juicio, "todas las novelas parten de la memoria" y "lo que menos importa es la ficción". En este sentido, ha destacado que "la memoria es la libertad, porque recrea y noveliza" varios elementos "estrechamente conectados que actúan como vasos comunicantes". "Es una memoria selectiva y escoge y compone", ha dicho.
Por ello, está convencido de que el que puede escribir novela es aquella persona de memoria relativa, de vacíos que puede inventar, como es este caso, cuyo resultado es en su opinión una "dolorosa indagación" sobre el padre.