Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'Proyecto Blackstar' llevará al directo el último disco de David Bowie en Sala Russafa de Valencia

El 'Proyecto Blackstar' llevará al directo el último disco de David Bowie de la mano de destacados músicos de la escena independiente, el próximo viernes en Sala Russafa de Valencia, según ha informado el centro en un comunicado.
El último disco de David Bowie, 'Blackstar', se editó apenas dos días antes de que el artista falleciera, por lo que nunca pudo llevarse al directo. Ahora, una iniciativa liderada por el veterano Remi Carreres se arriesga a interpretar el álbum al completo en un concierto único, que acogerá este viernes a las 22.30 horas la Sala Russafa.
"La idea surgió a raíz de un homenaje que se hizo al poco de fallecer Bowie. Samuel Reina, Pablo Andreas Pérez y yo interpretamos la canción Lazarus, que acababa de salir como single de su último disco. Y de esa experiencia se nos ocurrió la idea de atrevernos a trabajar todo el álbum", ha manifestado Carreres.
El bajista y compositor ha indicado que lo fácil hubiera sido hacer un "concierto-karaoke, con los grandes éxitos que todo el mundo conoce". Pero ha señalado que "adentrarse en estas composiciones, que mostraban una nueva faceta de Bowie, resultó mucho más complicado y apasionante, les hizo crecer como músicos".
"No quisimos copiar lo que habían hecho los intérpretes de avant-jazz que acompañaban a Bowie en el estudio, sino llevar las composiciones a nuestro terreno", ha explicado el artista. Un costoso proceso de investigación y creación que duró siete meses y en el que, a la voz y guitarra de Reina, el saxo de Pérez y el bajo de Carreres, se sumó la percusión y batería de Dani Cardona.
"Hemos ido explorando las canciones hasta descubrir su esencia, desnudarlas y comprenderlas, porque no eran composiciones sencillas. A partir de ahí, las hemos ido vistiendo otra vez, pero con nuestro estilo, con nuestros arreglos", comenta Carreres. Quitando algunas capas de sonido, adaptando ciertos ritmos, pero manteniendo los matices que transmiten la intención del autor, ha surgido este Proyecto Blackstar que Carreres se aventura a pensar que hubiera gustado a Bowie, "sobre todo porque es fruto de la pasión por la exploración, el juego y el riesgo, algo que él imprimía a todos sus trabajos y que marcó su trayectoria".
El repertorio se completa con una introducción instrumental rescatada del disco del Duque Blanco, Low y con una canción inédita realizada para la banda sonora del musical Lazarus, que ha aparecido recientemente.
PROYECCIONES AL RITMO DE LAS CANCIONES
Para la puesta en escena de esta peculiar propuesta en la que participa el artista gráfico Epi Neuraska, que ha creado unas proyecciones que se desarrollan, crecen y entretejen al ritmo de las canciones, influidas por la intensidad de la interpretación en directo.
Siguiendo el espíritu de la última portada de Bowie, que fue la única en su discografía que no llevaba una fotografía del artista sino que estaba presidida por una estrella negra, los músicos se diluyen en el escenario para dar protagonismo a un universo vivo, envolvente, que referencia al espíritu del disco.
"Para nosotros, Blackstar es una obra maestra, uno de los 5 mejores trabajos de Bowie, y queríamos que tuviera el protagonismo completo. Pretendemos que sean más importantes las canciones que la gran figura de su autor y, por supuesto, que nuestra humilde reinterpretación", ha comentado Carreres, quien no sabe si ésta será la única oportunidad de presentar este proyecto.
Del mismo modo, ha destacado que "ha sido necesario mucho trabajo para poner en pie este homenaje, pero sólo tiene sentido si se interpreta en vivo y con unas buenas condiciones de acústica y proyección, un contexto que permita realmente al público meterse realmente en el ambiente del disco y disfrutar de la despedida de Bowie".