Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pitita Ridruejo da el último adiós a su marido

La familia más cercana de Mike Stilianopoulos se dieron cita en la Iglesia de Joaquín Costa para dar el último adiós al que fuera marido de Pitita Ridruejo y es que tras su fallecimiento en la clínica madrileña de la luz, todos quisieron mostrarle todo su apoyo a la viuda.
Sin duda la pérdida de su marido ha sido un gran palo para Pitita y es que a pesar de ser una mujer vital y adelantada a su tiempo, Mike era un gran apoyo para ella. El que fuera embajador de Filipinas en España y Reino Unido fue incinerado en el cementerio de La Almudena al día siguiente de su fallecimiento en un acto íntimo y familiar.
Sin duda el de Mike y Pitita ha sido uno de los matrimonios más consolidados del panorama español y es que desde que se dieron el 'Sí, quiero' el 24 de junio de 1957, la pareja no se ha vuelto a separar, tanto es así que incluso Pitita se animó a escribir un libro autobiográfico donde contaba las aventuras que vivió como embajadora consorte en muchos de los destinos de su marido.
Como no podías ser de otra forma Pitita contó con el apoyo de muchos amigos y familiares en la misa funeral y es que desde la pérdida de su marido no está pasando por unos buenos momentos. Como no podía ser de otra forma, Pitita estuvo acompañada de algunos de sus hijos que no se separaron de ella en ningún momento.
DE RIGUROSO NEGRO, PITITA CONTÓ CON EL APOYO DE MUCHOS DE SUS FAMILIARES
Vestida de riguroso negro, con la mirada perdida y con mantilla en el pelo incluida Pitita acudió a la Iglesia donde tuvo la oportunidad de rezar una vez más para que el alma de su marido descanse en paz. Una vez finalizada la misa, Pitita salió de la Iglesia y se subió rápidamente en el coche que le estaba esperando en la puerta con la ayuda del sacerdote que había oficiado la misa.