Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Pedralbes, los ricos también lloran

Pedralbes es uno de los lugares más exclusivos y más caros de Barcelona. Y unos cuantos de nuestros rostros populares viven allí. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce...

Los Duques de Palma en su popular palacete de Pedralbes en la trama más fea que se haya visto en torno a la Casa Real. El 29 de diciembre de 2011 se levantaba el secreto de sumario e Iñaki Urdangarín era imputado por presuntos delitos en la actividad de Nòos de evasión de impuestos, fraude fiscal, prevaricación, falsedad documental y malversación de caudales públicos. Desde entonces no hay día que no se origine noticia. Ahora su casa está en juego.
Nunca se había seguido tan de cerca un serial de este tipo desde que falleciera Lady Di y Doddy al Fayed, levantara una lucha para intentar demostrar que había algo más, detrás de aquel golpe fortuito.
Otra familia y también otra casa casualmente de por medio, pero todos tienen mas problemas añadidos. Los Thyssen. Aunque esta casa no es el núcleo familiar de ninguno de ellos resulta cuanto menos curioso que este allí en Pedralbes.
Arantxa Sánchez Vicario es otra de las que tiene una casa en el límite de Pedralbes. Una vivienda que es toda una disputa familiar. De ella, disfrutan los padres de la tenista en usufructo y que la exdeportista reclama, además de ocho millones de euros que considera que ganó en su tiempo de deportista. La relación vive una guerra fría y la posibilidad de acuerdo alguno se ha visto roto. Los hermanos Vicario se han posicionado al lado de sus padres. Las memorias de Arantxa levantaron ampollas y saltaron a la luz las diferencias familiares por la supuesta mala gestión de su patrimonio. El próximo 6 de mayo se verán las caras en los juzgados.
El caso de los Thyssen, uno de los más cómplejos
Tita Cervera y su hijo Borja son protagonistas, desde hace años, de portadas y portadas, por su nula relación. La Baronesa no acaba de admitir a su nuera, y Borja no lo consiente. En un principio, la coleccionista de arte argumentaba que solo quería que su hijo y Blanca, trabajaran. Siempre ha pensado que su hijo tenía que estar más pendiente de la colección Thyssen y de los museos que tienen y que no gastaran el dinero tan alegremente. Pero las discrepancias y/o comentarios y las actitudes de Tita, hacia la mujer de Borja, han hecho que este defienda a su mujer a capa y espada.
Blanca a pesar de que siempre va con Borja a todos los sitios y acapara los flashes, ha optado por callar y ha preferido no desvelar ni lo que piensa ni lo que siente.
Cuando muchos aventuraban que esta famosa casa iba a ser la sede de ByB (Blanca y Borja), regalo de Tita, tras haberse sometido Borja a unas exhaustivas y retiradas pruebas de paternidad, la joven pareja decidió, especialmente, Blanca, dar cerrojazo, y cogerse otra por su cuenta y riesgo en las inmediaciones.
Ni una ni dos, sino hasta tres pruebas de paternidad -en las mejores clínicas- tuvo que pasar el joven para satisfacer la duda de la viuda del Barón y así que las relaciones mejoraran. A cualquiera que le hubieran hecho pasar por semejante historia, lo hubiera calificado de humillación... por ambas partes. Soportaron que todo el mundo siguiera bien de cerca si Blanca había sido infiel sí o sí, y él, consentidor.
Las pruebas confirmaron que el hijo era de Borja, pero eso tampoco le fue suficiente a la Baronesa y nuevos capítulos se volvieron a escribir. Lo que ha hecho que el ansiado reencuentro siga sin llegar. La opinión publica juzgó a ByB de antemano pensando que eran capaces de aguantar a cambio de un casoplón de nueve millones de euros. Jamás lo ocuparon.
Tita, que como ella ha asegurado, necesita cash para poder mantener todo su patrimonio, acaba de abrir esta casa que lleva cerrada desde que se la ofreció a su hijo en 2008, y reformarla para alquilarla. La exactriz, debía esperar en su foro interno, que su hijo y su nuera cambiaran de opinión, llegara la reconciliación y la habilitaran, porque si no, tantos años cerrada no se entiende.
Y Javier Rigau aunque por motivos cuan distintos. Empezamos a verle colgado del brazo de Gina Lollobrigida en el monegasco baile de la Rosa. Proclamaron su amor a los cuatro vientos y su idea de casarse. Sobrevino la ruptura e impávidos nos dejó, con el reportaje que protagonizó en albornoz, más propio de un anuncio de Martini, en la revista ¡Hola!
La retina de muchos ha sido tadavía incapaz de superarlo. El pelirrojo más parecido a Rick Astley que al chico Martini, se siguió codeando con la beautiful people y sacó del anonimato a Carmen Lomana. Carmen Lomana se quedó en el mundo del cuore y Rigau desapareció, huía cada vez que veía un micrófono. Ahora Gina llora porque se casó en secreto por poderes y se siente estafada algo de lo que el empresario disiente. Veremos en que queda este y el final de cada una de las otras historias.