Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pamela Anderson visita a Julian Assange de nuevo

Pamela Anderson visitó nuevamente al controvertido Julian Assange el pasado domingo, y lo hizo con una cesta de comida en mano. La modelo y actriz de 49 años fue fotografiada entrando en la embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra recluido el redactor jefe de WikiLeaks, un mes después de su anterior visita.
Vestida con un vestido de punto amarillo por debajo de la rodilla y con un abrigo de color marrón claro sobre sus hombros, Anderson llevaba una bandeja llena de bocadillos. Durante su anterior visita, Anderson se declaró partidaria de Assange y bromeó sobre la idea de llevarle comida. "Dijo que lo torturé con comida vegetariana", comentó la actriz, que se confiesa vegana.
"Pamela ha visitado a Julian en varias ocasiones", dijo el publicista de Anderson a la revista People en un comunicado. "Le gusta hacerle sonreír, ella es una querida partidaria de él. Está preocupada por su bienestar, cree que no ha cometido ningún crimen y ha sido tratado de manera cruel e injusta", añadía el despacho oficial.
Assange reclamó asilo político en la embajada ecuatoriana en el año 2012 para evitar enfrentar la extradición a Suecia por una acusación de violación llevada a cabo por Anna Ardin, vinculada a la oposición cubana. Asimiso, Assange teme ser enviado a Estados Unidos para enfrentar cargos de espionaje en relación con WikiLeaks.
Anteriormente, el controvertido periodista australiano ni siquiera podía salir al balcón del edificio. Hasta octubre de 2015 estuvo bajo guardia policial las 24 horas del día. WikiLeaks ha estado en el centro de gran parte de la controversia que rodea las elecciones presidenciales de este año en Estados Unidos. El sitio web publicó miles de correos electrónicos hackeados de importantes figuras políticas, entre ellos el presidente de la campaña de Hillary Clinton, John Podesta, y de miembros de la Convención Nacional Demócrata.