Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paco Camarasa deja la dirección de la semana literaria BCNegra

Barcelona le otorgará la Medalla de Oro al Mérito Cultural
El director, comisario y alma máter de la semana literaria BCNegra, Paco Camarasa, ha anunciado este lunes que dejará su cargo tras 12 años por motivos de salud y porque se encuentra "cansado", ha explicado en rueda de prensa este lunes acompañado por los seis concejales de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona con los que ha trabajado durante estos años: Ferran Mascarell, Carles Martí, Jordi Martí, Jaume Ciurana y Jaume Asens.
"Después de cerrar una librería (Negra y Criminal) y escribir un libro, me encuentro cansado", ha dicho en un acto ante amigos y colaboradores y al calor de un prolongado aplauso, detallando que en verano se le sumó un problema personal de salud, de forma que tenía muy claro que debía dejar pasar a alguien que pudiera aportar nuevas ideas.
Camarasa también ha dicho que ha habido muchos cambios en la ciudad y en el sector editorial así que "gente nueva podrá aportar más ideas a un festival consolidado y dar algún pequeño empuje y matiz" al certamen literario.
Ha recordado las diferentes etapas de la BCNegra, como su paso por el frío recinto La Capella antes de instalarse en el Conservatori del Liceu: "Ahora alguna gente quiere venir a la BCNegra y hay gente que la espera para encontrarse con autores".
"Recuerdo que dijimos que la BCNegra era, como 'Casablanca', el inicio de una historia de amor entre una ciudad y una novela; y de momento lo es", ha agregado el comisario, que ha explicado que su tarea al frente del certamen no ha sido tanto organizativa -en lo que se ha confesado un desastre--, sino en aportar contactos y ser conocedor de las manías de algunos autores.
Camarasa ha confesado haber disfrutado mucho estos 12 años, con éxitos como que pudieran pasar por la semana autores de la talla de Andrea Camilleri y Henning Mankell --aunque ha lamentado que hayan faltado otros como Jo Nesbo y Fred Vargas--: "Mi gran equivocación fue no querer aprender inglés de joven por el imperialismo yankee, que continúa y va a peor, y sin saber que llegaría Trump".
NI ARMAS NI CUCHILLOS
Asimismo, ha celebrado que en este tiempo no ha aparecido ni una sola arma en los carteles promocionales de la BCN, ni siguiera cuchillos, aunque sí un pequeño cortauñas, y ha agradecido haber podido trabajar con "total y absoluta libertad".
Destacando el papel de Camarasa en la ciudad, Collboni le ha dado diversos obsequios: el libro 'Barcelona, ciutat de llibres', y una estilográfica, además de concederle la Medalla de Oro al Mérito Cultural de la Ciudad de Barcelona, cuyos trámites acaban de iniciarse --que aunque lo desconocen los grupos de la oposición, el consistorio entiende que cuenta con unanimidad--.
El exconcejal Ferran Mascarell ha relatado cómo se gestó la BCNegra a partir del encargo de unas primeras jornadas al periodista Sergio Vila-Sanjuán: "La muerte repentina de Manolo convirtió aquellas jornadas en un homenaje a Manuel Vázquez Montalbán", ha rememorado.
"Había que encontrar al comisario, y Sergio era un candidato posible, pero en aquel momento tú ya saliste en una conversación", ha relatado Mascarell, que ha dicho que todos los astros se conjugaron y que Vila-Sanjuán, tras tres años de comisariado, optó por regresar a su trabajo de periodista, y propuso a Paco Camarasa.
Martí ha destacado que Camarasa ha sido sobre todo un librero, "alguien que ama el concepto y el objeto libro", mientras que Martí ha dicho que cuando conoció a Camarasa le parecía un personaje salido de un libro con el título casi policíaco de 'comisario Camarasa'.
Ciurana ha aplaudido que Camarasa entendiera la importancia de los lectores: "Ha convertido Barcelona en un club de lectura gigante", a la vez que Asens ha aplaudido sus cualidades como librero de un centro muy integrado en el barrio de la Barceloneta creando un ambiente único en Europa; el homenaje ha terminado con un aperitivo de mejillones con vino, plato que servía cada sábado en su librería Negra y Criminal.