Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Oskara' y 'Caída del cielo' se reparten los premios en una gala de los Max reivindicativa con el papel de la mujer

La producción de danza 'Oskara' y el espectáculo 'Caída del cielo' han sido las triunfadoras de una repartida XX edición de los Premios Max de las Artes Escénicas, cuyos ganadores se han dado a conocer este lunes 5 de junio en una gala celebrada el Palau de las Arts de Valencia y en la que se han producido numerosas reivindicaciones sobre el papel de la mujer en las artes escénicas y en la sociedad.
'Oskara', que partía con siete nominaciones, ha sido galardonada finalmente con tres: Mejor Diseño de Vestuario, Mejor elenco de Danza y Mejor espectáculo de Danza. Misma cifra ha tenido 'Caída del cielo', en la que Rocío Molina ha hecho doblete (Mejor Intérprete Femenina y Mejor Coreografía), además del Mejor Diseño de Iluminación.
En cualquier caso, muy cerca de esta cifra han estado los montajes de 'Sólo son mujeres', 'El laberinto mágico', 'La Respiración' y 'Mulïer', todos ellos con dos galardones.
La gala, dirigida por Joan Font (Comediants) y que ha transcurrido durante dos horas aproximadas en un ambiente festivo, ha contado con la cómica y presentadora Ana Morgade como maestra de ceremonias, quien ha incidido en la importancia de las mujeres en el sector. "Esta gala es una excusa perfecta para poner a las autoras primero, a ver qué pasa", ha señalado durante su discurso inicial.
La presidenta de la Fundación SGAE, Inés París, ha alertado en su primera gala en el cargo de que si bien "la situación de los autores es difícil e injusta, ser mujer lo complica más", recordando que solo un 17,5% de los socios de la SGAE son mujeres. "Se equivocan los que creen que el paso del tiempo mejorará esta situación injusta. Hay que llevar a cabo sin timidez más acciones que resuelvan esta discriminación", ha lamentado.
Asimismo, tal y como se había anunciado, la ceremonia ha sido "un explícito y emotivo" homenaje a los creadores en el que, además, no han faltado numerosos espectáculos musicales, de danza o teatrales alternando entre cada premio de la gala --y que ha contado con menos alusiones políticas que en anteriores ediciones--.
Uno de los momentos más emotivos ha sido la entrega del Max de Honor a Salvador Távora, quien ha reivindicado su espectáculo 'Quejio' , puesto en marcha hace 45 años para "romper con la imagen de divertimento en Andalucía por encima de todo". "En un país de tanta riqueza cultural, las nacionalidades tienen que salir al paso de la uniformidad. La cultura es sufrimiento, ingratitud y ganas de libertad", ha resaltado, entre una larga ovación de los presentes.
A esta gala han acudido, entre otras personalidades, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, el secretario de Análisis Político de Podemos, Íñigo Errejón o el diputado de Ciudadanos Toni Cantó.