Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El filme 'Orpheline' retrata la construcción de la identidad y la lucha contra el poder masculino

El Festival de San Sebastián ha acogido este sábado la proyección de 'Orpheline', un filme dirigido por el francés Arnaud Des Pallières que retrata la construcción de la identidad y la lucha contra el poder masculino, y que forma parte de la Sección Oficial del festival.
Este filme cuenta cuatro momentos en las vidas de cuatro personajes femeninos, uno de ellos interpretado por Adèle Exarchopoulos ('La vida de Adèle') que se unen para formar una sola protagonista: una niña que vive en el campo y cuyo juego del escondite se convierte en tragedia; una adolescente atrapada en una interminable sucesión de huidas, hombres y contratiempos; una joven que se muda a París; y una mujer adulta de éxito.
Según ha señalado el director durante la rueda de prensa, esta película no tiene una construcción lineal, pero no considera que sea un problema puesto que considera que el público está "acostumbrado" a las construcciones lineales y es una oportunidad para que cada uno haga su película.
El cineasta ha optado por elegir a diferentes actrices, algo que considera "audaz" y al mismo tiempo "evidente". "En función de cada momento somos diferentes y para que el espectador tuviera una regla sencilla decidimos que en cada momento de su vida le corresponde una identidad", ha explicado.
Des Pallières ha indicado que el público puede perfectamente comprender este código y, además, ha añadido que no ha elegido al público por su físico o por su parecido, sino que les ha pedido que tuvieran una idea de belleza, algo que tienen en común.
Una de estas actrices, Adéle Haenel, ha explicado en este sentido que "lo interesante es que la veracidad física no importa, porque la crea uno mismo". Respecto al proceso de interpretación, tiene la impresión de que "son diferentes épocas con diferentes edades".
Por su parte, el actor Sergi López ha señalado que en esta película "los hombres salen tan malparados como se merecen" y ha indicado que "más allá de la obra de arte siempre, será pertinente que la feminidad invada".