Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Neil Young brilla en la última jornada del festival Mad Cool

Neil Young ha cerrado este sábado la primera edición del festival Mad Cool, celebrado desde el jueves en la Caja Mágica de Madrid, con un concierto contundente en el que ha demostrado su reinado en el rock y la vigencia del espíritu 'hippie' de su discografía.

El directo del artista canadiense ha arrancado con una curiosa 'performance' en la que varias agricultoras han esparcido semillas por el escenario y han colocado varias macetas con plantas, justo antes de la entrada de Neil Young, que ha abierto su directo con 'After the gold rush', seguida de 'Heart of gold' y 'The needle and the damage done', ambas incluidas en uno de sus discos más memorables, 'Harvest'.
El mensaje simbólico y ecologista de la acción se ha completado con la entrada a escena de varios fumigadores, al tiempo que Neil Young interpretaba en su órgano 'Oh mother earth'. A continuación, el músico, acompañado de una joven banda, desgranó otros de sus grandes éxitos, durante más de dos horas y media de concierto que acapararon el mayor protagonismo de esta tercera jornada de festival.
'Out on the weekend', 'From Hank to Hendrix', 'Human highway, '08 desert highway', 'Someday', 'Alabama', 'Words (between the lines of age)', 'Winterlong', 'Down by the river', 'Mansion on the hill', 'Like a hurricane', 'Western hero', 'Rockin' in the free world' -que alargó sin tregua durante veinte intensos minutos- y 'Love and only love' como broche final completaron el repertorio de esta velada.
La tercera jornada de este festival, que tras el directo de Neil Young anunció en sus pantallas la celebración el próximo año de una nueva edición, arrancó con el concierto de Nothing but Thieves, una joven banda llegada de Reino Unido que destacó por su energía y por la potente voz de su cantante.
Poco después, el delicado falsete y los ecos new wave y post-pink de Wild Beasts incendiaron las primeras horas de la tarde, en la que también destacó la maestría de Gary Clark Jr. y su interpretación moderna del blues, que congregó a un buen número de personas en el escenario principal.
La noche terminó con los conciertos de Two Door Cinema Club, Biffy Clyro, Capital Cities, Corizonas y Ben Miller Band, entre muchos otros.