Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo Thyssen crece en donaciones y subvenciones y aumenta el gasto de personal en 2015

La pinacoteca espera para este año una resolución judicial sobre el 'Pisarro' expoliado por los nazis
El Museo Thyssen ha crecido en las donaciones y subvenciones recibidas en 2015, hasta los 7,8 millones de euros, mientras que el gasto en personal también ha aumentado en más de 200.000 euros en este ejercicio, hasta los 5,3 millones de euros, según las cuentas anuales de la pinacoteca recogidas por Europa Press en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
El pasado mes de julio, el director gerente de la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, Evelio Acevedo, ya adelantó que el déficit del Museo se redujo en 1,8 millones de euros durante 2015 en comparación con los resultados de 2014.
Así, en 2015 el déficit fue de 2,7 millones de euros, una cifra inferior a los 4,5 millones de 2014, en la que destaca el incremento del siete por ciento del total de ingresos, favorecido, según ha destacado el museo, por la subvención de 5,3 millones de euros del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
En concreto, han descendido los ingresos de los servicios: los ingresos en taquilla pasan de los 6,2 millones de 2014 a los 5,6 de 2015; los ingresos en la tienda pasan de 3,04 a 2,9 millones; las ganancias en eventos se han reducido en un 34 por ciento y la cafetería reduce un seis por ciento sus ingresos.
Respecto a los visitantes, estos datos revelan un descenso del 3,6 por ciento respecto a 2014. Las exposiciones temporales --que el pasado año reunió a nombres como Zurbarán, Paul Delvaux o Raoul Dufy-- son las más afectadas, con una caída del 9,7 por ciento en visitas, mientras que la colección permanente experimentó un aumento del 3,6 por ciento.
En cuanto a la caída de ingresos por eventos, Acevedo señaló que en 2015 ha habido una "crisis" en este sentido que han experimentado varias instituciones, aunque ha precisado que la tendencia ha cambiado en el ejercicio actual.
En el apartado de los gastos, las grandes diferencias se observan en partidas como los servicios profesionales, que aumenta un 30 por ciento; la publicidad y las relaciones públicas, cuyo gasto sube un 20 por ciento; o la primas de seguros, que reflejan un descenso del 46 por ciento.
AUTOFINANCIACIÓN CERCANA AL 75%
En cuanto a los patrocinios, los resultados de pérdidas y ganancias reflejan un descenso de alrededor del 70 por ciento. Sin embargo, Acevedo ya precisó que la cifra real es de 1,08 millones de euros, debido a una "reclasificación contable".
Acevedo puso de relieve que la autofinanciación del Thyssen se encuentra cercana al 75 por ciento, una cifra a su juicio importante, puesto que desde 2012, momento en el que dejó de contar con el patrocinio de Caja Madrid, pasó a no contar con ningún apoyo privado a sumar un total de 19 patrocinadores y colaboradores a día de hoy.
"Queremos socios duraderos", señaló el director gerente tras afirmar que el precio de las entradas no subirá el próximo año.
LA BATALLA JUDICIAL POR UN 'PISARRO'
En las cuentas publicadas en el BOE también hay un apartado dedicado a las contigencias sin valor en el balance final. Una de ellas es la pelea judicial que enfrenta a la familia Cassirer contra la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza por el cuadro de Camille Pissarro 'Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia', que fue supuestamente expoliado durante la Segunda Guerra mundial.
En el año 2005, esta familia interpuso una demanda ante el Juzgado del Distrito Central de California, que finalmente fue desestimada en el año 2012. La sentencia entendía que la obra fue adquirida legítimamente por la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza a Favorita Trustees Limited, que la compró en una galería de Nueva York, y con capacidad plena para transmitirla.
En el año 1958 la familia Cassirer fue ya indemnizada a valor de mercado por el Estado alemán por razón de la desposesión de la obra. En aquel acuerdo, las partes (el Estado alemán y la familia Cassirer) daban por satisfechas todas sus pretensiones derivadas de la desposesión del cuadro. Según esto, la familia Cassirer carecería de cualquier derecho a reclamar el cuadro.
No obstante, la familia ha recurrido a otra decisión judicial del Juzgado de Primera Instancia --pronunciada en 2015 y también favorable a la fundación--, por lo que el Thyssen deberá esperar a conocer la resolución del recurso de apelación a lo largo de 2016.
Según el museo, en esos escritos "se reiteran algunos de los argumentos ya debatidos en la instancia y se plantean algunos argumentos nuevos, que, al margen de cualquier consideración sobre su falta de fundamento, el tribunal no debería en principio tomar en consideración por ser extemporáneos".