Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Museo del Greco de Toledo inaugura este viernes una exposición sobre el Greco y Caravaggio

Este viernes día 30, a las 11.30 horas, el Museo del Greco inaugura en sus salas la exposición 'Signo y Gesto: Metamorfosis. Una visión contemporánea en torno al Greco y Caravaggio', del artista italo-bosnio Igor Boza Borozan.
Se muestran 21 piezas, grabados, óleos y acuarelas, además de un pequeño compendio bibliográfico del artista. La muestra, que finalizará el 27 de noviembre de 2016, se enmarca dentro de la sección denominada 'En la estela del Greco', que expone obras de autores modernos cuya trayectoria artística está influenciada por la pintura del genial cretense, ha informado el Museo en nota de prensa.
Las obras que presenta en esta exposición temporal son muestra de este camino creativo que Borozan recorre desde hace tiempo. Reinterpretando gestos y signos, que toma de Caravaggio y del Greco, cargados de contenido semántico, ejecuta una metamorfosis abriendo líneas y color a una nueva dinámica, creando así una sintaxis propia.
El recorrido pictórico de Borozan, que podría parecer pura provocación, muestra, en un lirismo pleno, líneas que dan movimiento a camisas que tienen vida propia y parecen seguir el ritmo de vientos henchidos de mar, que hablan de una metamorfosis cultural llena de fragilidad y potencia, de fuerzas ocultas en cada uno de sus pliegues.
Su particular visión de algunos elementos icónicos habla de la huella clara que en el arte contemporáneo, y en su propia obra, han dejado Caravaggio y el Greco, maestros de la pasión, la emoción y el color, como forma empática de reflejar una espiritualidad trascendente y emocional.
Igor Borozan busca en sus obras e instalaciones una abstracción de emociones que lleven a comprender intuitivamente al espectador los personajes y estados de ánimo que se celan dentro de telas sin una aparente corporeidad pero que esconden códigos conocidos y ocultos y dan la posibilidad de comprender y tener una relación con el personaje aunque no se tengan datos para saber quién es; se puede comprender su dolor, su sorpresa, sus deseos y pasiones estableciendo un nexo que creará un canal de interacción entre el espectador y la obra.