Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las últimas palabras de Michael Jackson

La familia del Rey del Pop se reunió a principios de octubre para hacerle un tributo, 'Michael Forever'Reuters

"Quiero tomar más leche, por favor, dame un poco"

En el juicio contra el médico de cabecera del rey del pop no paran de surgir nuevas declaraciones y detalles escabrosos acerca de las últimas horas de vida del artista. Al parecer, las últimas palabras de Jacko fueron una súplica hacia su médico: quería más sedantes.
"Quiero tomar más leche, por favor, dame un poco". Eso fue lo último que dijo el cantante antes de fallecer a causa de una sobredosis de Propofol, un sedante muy potente que sólo se suministra en hospitales.
La petición de Michael no era para beber un lácteo sino que se trataba de la palabra clave con la que denominaba al sedante, dada su similitud, puesto que el propofol líquido tiene un aspecto muy similar a la leche.

Conrad Murray le suministró a su paciente una pequeña dosis de este sedante vía intravenosa, pero tal y como él mismo señala, le inyectó 25 miligramos, una medida demasiado pequeña como para provocarle la muerte.

Es en este punto en el que la información comienza a contradecirse, ya que Murray afirma que fue el propio cantante el que ingirió sedantes compulsivamente hasta que cayó fulminado. Y si bien se encontraron restos de sedantes en su estómago, no ocurrió lo mismo con los botes de medicamentos, que no tenían huellas del rey del pop.

La defensa del médico se plantea la posibilidad de que el propio Conrad testifique en su defensa y esclarezca qué pasó y si realmente reaccionó con rapidez cuando encontró a su paciente tumbado en la cama sin respirar.