Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muestran imágenes del cadáver de Michael Jackson en el juicio contra su médico

Imagen del cuerpo de Michael Jackson mostrada por el fiscal del caso en la primera jornada del juicio.cuatro.com

En la primera jornada del juicio también han utilizado una llamada del Rey del Pop a su médico en penosas condiciones

El esperado inicio de la vista contra el doctor Conrad Murray ha arrancado este martes con la presentación por parte del fiscal, David Walgren , de una imagen del cuerpo del Rey del Pop.

"Las evidencias mostrarán que Michael Jackson puso su vida en las manos" del doctor Murray y "la confianza situada en un lugar incorrecto" le "mató", aseguró el fiscal este martes al inicio del juicio.
Más de dos años después de la repentina muerte del Rey del Pop, su médico personal se sienta en el banquillo de los acusados como el presunto causante de la muerte del artista por mala praxis. En su defensa, Murray alegará que fue el propio Jackson el que ingirió una dosis letal de tranquilizantes. El polémico juicio durará cinco semanas.
El principal sospechoso de la muerte del cantante es Conrad Murray, el médico personal de Jacko, que está acusado de haber suministrado a su paciente una dosis letal de Propofol, un potente somnífero utilizado en operaciones quirúrgicas reservado para uso hospitalario.
La defensa del médico tiene previsto plantear la hipótesis de un suicidio por parte del cantante de Thriller. Al parecer, la estrella estaba aquejada de un insomnio agudo que trataba de superar a toda costa, motivo por el cual habría aprovechado un momento en el que su médico se había ausentado para automedicarse los somníferos.
Además, los abogados de Conrad recurrirán a las pruebas halladas en la autopsia, que reveló que en el estómago de Jackson se encontraron 13 miligramos de Propofol, lo que sostiene la hipótesis de que fue el propio artista el que ingirió el medicamento.
Sin embargo, en una vista preliminar, estas evidencias no fueron tomadas en cuenta y el médico cuenta con otras pruebas incriminatorias, como el hecho de que se ausentara justo en el momento de la muerte del artista cuando Jacko le pagaba por estar junto a él todo el día, o haber sacado de forma ilegal un medicamento de uso hospitalario.