Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La niñera de Mel B, Lorraine Gilles, asegura que era amante de la cantante

El proceso de divorcio entre Mel B y Stephen Belafonte está destapando a su paso no solo la violencia de género y los abusos denunciados por la cantante, en las últimas horas ha saltado en Inglaterra la supuesta relación sentimental entre la cantante y la niñera de sus hijos. Según Daily Mail, la exSpice Girl y la mujer que se encargaba del cuidados de sus pequeños fueron amantes durante siete años, coincidiendo con su matrimonio con el productor.
UNA SUPUESTA RELACIÓN DE MÁS DE DIEZ AÑOS
De acuerdo a lo declarado por Lorraine, la cantante y ella mantenían relaciones varias veces a la semana cuando ella tenía apenas 18 años, encuentros que se convirtieron en habituales y que dieron lugar a una relación sentimental al margen de la que mantenían como trío. La nanny realizaba estas revelaciones en la demanda por difamación que ha interpuesto contra la artista de 41 años, y en la que se incluirían pruebas y evidencias que confirmarían el affaire entre las dos mujeres.
Según informó TMZ, el pleito se centra en las declaraciones que Mel B presentó en los documentos que apoyan su separación, en las que afirma que Belafonte y Gilles le dijeron que tenían un romance y que Lorraine estaba embarazada de él. Mel B también afirmó que Gilles sufrió un aborto.
Lorraine asegura en la demanda que Belafonte no estuvo presente en la mayoría de aquellos encuentros sexuales y que solo fue invitado en alguna ocasión por la jurado de Factor X. Mel también, supuestamente, alentó a la niñera de 26 años a participar en cintas de sexo "embarazosas", a pesar de que la joven no se encontraba muy cómoda con la idea.
"LADRONA DE CASA Y PROSTITUTA"
Asimismo, Lorraine acusa a su antigua jefa de haber mentido en sus papeles de divorcio, describiéndola como un "ladrona de casas, jezabel, prostituta y una explotadora en quiebra", y afirma haberle amenazado con un correo electrónico para que tomara parte de su divorcio a su favor.
Gilles aseguró que conoció al matrimonio en un bar de Hollywood en 2009 y la pareja le invitó a ir a su casa, donde bebieron alcohol y mantuvieron sexo en grupo.