Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mathias Enard presenta 'Brújula', premio Goncourt 2015: "Daesh es la cosa más postmoderna que existe"

El escritor Mathias Enard lanza una mirada al mundo oriental con una historia de amor entre una pareja que recuerda sus viajes a esta cultura en 'Brújula' (Random House), premio Goncourt 2015. Preguntado sobre la aparición en los últimos años de Daesh, el autor francés ha reconocido en una entrevista con Europa Press que se trata de "la cosa más postmoderna que existe".
"Funcionan con redes sociales y tienen una propaganda muy bien hecha en Internet, influyendo en gente en Francia, por ejemplo. Pero a la vez, su pensamiento habla de los tiempos del profeta y eso es muy extraño, porque ellos dicen que quieren vivir en el año 600 d.C. y a la vez llevan una vida extraordinariamente de hoy", ha explicado.
Para Enard, la irrupción de este grupo terrorista en Oriente es "algo muy peligroso que hace mucho daño, pero que no deja de ser marginal". "Está localizado en Siria, Irak y algo en Libia, aunque luego pueda llegar a la gente occidental, que no deja de ser una de estas contradicciones del mundo globalizado", ha lamentado.
'Brújula' explora los límites entre el ensayo y la novela a través de los recuerdos del musicólogo Franz Ritter. La enfermedad le lleva a viajar mentalmente con su amor más profundo, el de Sarah, con la que compartió viajes por territorios orientales como Siria o Irán, explorando de esta manera "las complejas relaciones entre Occidente y Oriente".
Enard reconoce que desde Occidente se puede tener hoy en día una visión "distorsionada" de sus vecinos y en parte apunta a la "crisis" de los medios europeos. "Se junta la información de antes, con formato clásico y controlado, con la de ahora, inmediata, que te puede llegar en 120 caracteres o con un vídeo de pocos segundos", ha señalado.
Esto puede llevar a interpretaciones "más rápidas, pero también más superficiales". "De repente, las imágenes y la información que te llega de ahí solo son violencia y fanatismo y, claro, es normal asociar que la gente orienta son todos así, cuando no es verdad", ha criticado el escritor francés.
LOS VIAJEROS TURISTAS
Viajero habitual y hablante de varios idiomas, Enard considera que existe hoy en día una cultura del "viaje turista" que impide conocer de manera más profunda los lugares visitados. "En el siglo XIX la gente que viajaba, antes de la fotografía, únicamente contaba con vistas y perspectivas hechas por artistas o descripciones de otros viajeros. Hoy tenemos muchas mas imágenes y contacto visual por el cine o viajeros previos, aunque todo parece más superficial", ha resaltado.
Esto, sin embargo, lleva a "un mundo más globalizado, donde no es extraño ver mezquitas en toda Europa o conocer distintas tradiciones culinarias de otros países". En 'Brújula', los pensamientos de Ritter pasan de una Irán "territorio del dolor y la muerte" a la ciudad de Praga en la que se compran imanes de Franz Kafka.
Preguntado sobre cuándo comenzó la fascinación de Occidente a Oriente, Enard apunta a más de diez siglos. "Incluso diría que desde siempre: hay peregrinos que van a Jerusalén en el siglo IX o X, después llegan las Cruzadas, que supuso un gran momento de intercambio, hasta llegar al auge del siglo XIX. El problema es que antes, con las sociedades medievales, las comunicaciones correspondían a un número pequeño de personas", ha aseverado.
LA RELIGIÓN Y LOS REFUGIADOS
Para el autor, las religiones en ambos lados no suponen tanta diferencia como cabría pensar. "Hay que diferenciar en Oriente entre la parte más estatal del Islam y luego la diversidad de sus fieles. Tenemos tendencia a pensar que los musulmanes son fanáticos fundamentalistas que solo piensan en cumplir las normas, cuando la realidad es que hay muchas variantes", ha destacado.
En Europa, por el contrario, uno de los aciertos de los Gobiernos de la UE para Enard ha sido "alejar la religión" del Estado, si bien el escritor recrimina a los dirigentes otras actuaciones, como por ejemplo la acogida de refugiados.
"Los políticos europeos lo han aprendido a su pesar, y es que Siria no está tan lejos. Ellos pensaban que lo que pasara en Damasco, se quedaría en Damasco, y no. Se han encontrado con problemas serios y de una forma egoísta han intentado poner fin a la violencia en Siria para que no lleguen mas refugiados", ha concluido.