Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mario Vargas Llosa: "Isabel sigue pensando todavía lo del matrimonio, pero espero que tome una decisión"

Vanity Fair organiza una fiesta por todo lo alto para celebrar su número 100 y lo hace en un emplazamiento emblemático, la Real Academia de Bellas Artes de la capital madrileña. Como no podía ser de otra forma, la publicación contó con el apoyo de algunos rostros conocidos que han colaborado con la revista en varias ocasiones como fue el caso de Nieves Álvarez o Nuria March entre muchos otros.
Sin duda la verdadera protagonista de la noche fue Isabel Preysler que acudió una vez más de la mano de su inseparable pareja Mario Vargas Llosa que se ha convertido también en un habitual en este tipo de actos desde que comenzó su relación con la 'reina de corazones'. Entre los invitados también estuvieron Carlos Falcó y Esther Doña y es que ambas parejas mantienen una muy buena relación desde hace años.
CHANCE: Se estaba comentando lo guapa y radiante que estás.
Isabel Preysler: A él se le da mucho mejor hablar que a mí.
CH: Se escuchaba por aquí: 'Guapa y radiante va la novia'.
Mario Vargas Llosa: La novia siempre está guapa y siempre va radiante.
CH: Ella dice que de blanco no se va a casar, pero desde luego es un color que le favorece muchísimo, y parece que acaban de venir de casarse.
I.P: ¿Así, de esmoquin?
M.V.LL: Quién sabe, quién sabe, de repente...
CH: ¿Al menos le respondió ya? Porque sabemos que usted le pidió matrimonio y dijo que se lo estaba pensando.
M.V.LL: Y se lo sigue pensando todavía, pero espero que tome una decisión.
CH: Nos han dicho sus hijos que se va a casar antes usted que ellos.
I.P: ¿Ah, sí? eso dicen, eso dicen...
M.V.LL: Hay que creerles, a los hijos hay que creerles, sí.
CH: ¿Es verdad que le pediste a Tamara que te diseñara el vestido?
I.P: Bueno, no hay nadie mejor que una hija.
CH: ¿Habrá boda antes de que acabe el año?
M.V.LL: Pues si dependiera de mi, sí.
CH: ¿Qué tal el cumpleaños de Tamara?
M.V.LL: Muy bien, lo pasamos estupendamente.
CH: ¿Cómo se encuentra ella con ese problemilla de tiroides con el que ha ganado un poco de peso?
I.P: Bueno, tardará un poquito, un año tardará.
CH: ¿Es complicado?
I.P: No, no, es pesado.
CH: Desde luego ella tiene una actitud filosófica ante la vida, ¿verdad?
I.P: Desde luego, hay que aprender de ella.