Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mario Gas dirige a Nuria Espert en 'Incendios', una "mirada penetrante" sobre la maldad, la ignorancia y el amor

El Teatro de la Abadía abre su temporada con un montaje sobre el texto de Wajdi Mouawad, con Ramón Barea, Álex García y Laia Marull en el reparto
El Teatro de la Abadía de Madrid inaugura su temporada 2016/2017 con 'Incendios', un montaje dirigido por Mario Gas a partir del texto del canadiense Wajdi Mouawad, que en esta ocasión está protagonizado por Nuria Espert, junto a un elenco en el que también se encuentran Ramón Barea, Lucía Barrado, Alberto Iglesias, Laia Marull, Carlota Encina y Edu Soto.
Esta obra, producción del Teatro de la Abadía e Ysarca que podrá verse desde el próximo 14 de septiembre hasta el 30 de octubre, es una tragedia clásica en la que sus personajes luchan contra un destino que les confronta con su pasado, considerada una de las obras claves del siglo XX, tal y como han destacado este martes durante la presentación Mario Gas y la productora, Pilar Yzaguirre.
'Incendios' cuenta tres historias. Por un lado, la de Nawal desde que se enamora del joven Wahab y se queda embarazada, hasta su muerte; la de su primer hijo, del que la separan nada más nacer y a quien busca durante toda la vida; y una nueva búsqueda emprendida por sus hijos gemelos para llegar a la verdad de su pasado.
Después de haber sido representado en el Teatro Español en 2008 y en Matadero en 2010, en un montaje a las órdenes del propio autor, y tras la adaptación cinematográfica que hizo ese mismo año el director Denise Villeneuve, Mario Gas ha obedecido a la "necesidad irreprimible" de dirigir este texto, "desgarrador y conmovedor".
Según ha señalado, aunque la autoría es de Wajdi Mouawad, la obra nació de improvisaciones con los actores, motivo por el que ante "tantas flechas" hay que escoger entre los "caminos". "Frente al mundo del showbusiness nos gusta estar en este terreno, pese a quien pese", ha indicado el director de esta obra, quien ha asegurado que hacer teatro en España de la manera en la que uno quiere y con quien quiere es "un reto".
"SUSPENSE ESPIRITUAL"
Respecto la escenografía, Mario Gas ha indicado que "resume la polivalencia de lugares" y permite que haya "incidencias" con rapidez, con la "gran virtud" de mostrar lo "esctrictamente necesario", que es a su juicio "más evocador" que tener cosas.
En este sentido, Nuria Espert ha agregado que las escenas se suceden sin interrupciones, donde un simple "cambio de luz" puede significar el paso de los años. "El autor es un gran pensador, que ha tenido la gran voluntad de convertir sus pensamientos en teatro", ha dicho la actriz respecto a Wajdi Mouawad, de cuyo texto alaba la capacidad de situarse en la actualidad.
Nuria Espert describe este montaje como "una mirada penetrante sobre la maldad, la ignorancia y el amor", que comienza con "grandes secretos" que se deslevarán a lo largo de la obra, a la que se refiere como un "suspense espiritual".
Por su parte, Ramón Barea ha realizado un paralelismo entre algunas de las frases de 'Incendios', un texto "conmovedor" con el que cada vez que lo lee siente un "pellizco", y la sociedad vasca, puesto que cree que ofrece una reflexión sobre la "huellas" de una sociedad enfrentada. "La sociedad española tiene que salir con dignidad, memoria y hacia adelante", ha dicho.
PRÍNCIPE DE ASTURIAS
Nuria Espert presenta esta obra apenas un mes antes de recibir el Premio Princesa de Asturias de las Artes, un galardón que la llena de orgullo porque ha llegado al mundo del teatro, con quien quiere compartirlo. "Ya le tocaba a esa rama del árbol de la cultura", ha dicho.
No obstante, ha reconocido que ya fue nominada en una ocasión, cuando dirigió 'La casa de Bernarda Alba' en Londres, y no ha escondido la ilusión que le hace una ceremonia "pomposa" y con aire "antiguo" y "seriedad", en una época en la que se recurre a un lenguaje desenfadado y pobre que la actriz no ha dudado en caricaturizar.