Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La artista Marina Abramovic, condenada a pagar 250.000 euros a su expareja por incumplimiento de contrato

Marina Abramovic ha sido condenada a pagar 250.000 euros a su expareja, Ulay --también artista--, por incumplimiento de contrato tras su separación en el que aceptaban a repartir beneficios de las obras conjuntas que habían creado hasta ese momento.
La sentencia del tribunal holandés establece que Abramovic ha violado un contrato que ambos artistas firmaron en 1999, incidiendo en que no le proporcionó a Ulay las declaraciones exactas de las ventas de sus obras conjuntos y únicamente le había pagado cuatro veces en el transcurso de 16 años.
Para el tribunal, Ulay tenía derecho a un 20% neto de las ventas de sus obras, como se especifica en el contrato original de 1999, por lo que establece el pago de una multa a Abramovic de 250.000 euros así como más de 23.000 euros en costos legales.
Además, se le ha ordenado proporcionar la plena acreditación de los trabajos conjuntos 'Ulay/Abramovic', que cubre el periodo de 1976 a 1980, y 'Abramovic/Ulay' para el periodo 1981-1988, según ha recogido Europa Press de 'The Guardian'.
Abramovic también ha recibido un plazo de dos semanas para proporcionar un registro escrito completo relativa a todas las reproducciones y copias de sus trabajos desde 2007 hasta el presente, además de cifras de sus ventas.
Abramovic y Ulay (cuyo nombre de pila es Frank Uwe Laysiepen), habían sido amantes y cocreadores durante más de una década antes de su separación en 1988, tiempo durante el cual idearon una serie de obras que exploran su asociación.
La relación de la pareja se dio a conocer en 2010, durante una instalación en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en el que Abramovic se sentó en una silla en una galería durante ocho horas al día e invitó a los extraños a sentarse frente a ella y mirarla a los ojos.
Cuando apareció Ulay inesperadamente y se sentó frente a Abramovic, ésta se puso a llorar y tendió sus manos al artista. El video del encuentro ha sido visto por millones de personas en YouTube.