Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María Luisa Merlo: "Toda la vida he sido sonámbula"

El Teatro Reina Victoria ha hecho entrega de los Premios Butacas de Oro donde reconoce el trabajo de algunos de los rostros más conocidos del mundo del teatro y la televisión en España. Como no podía ser de otra forma los premiados recibieron un reconocimiento a sus dilatadas carreras profesionales con las que han entrado a formar parte de la historia del teatro en nuestro país.
Una de las premiadas de la noche fue María Luisa Merlo que no dudó en reconocer que a su edad este tipo de reconocimientos eran un chute de energía y satisfacción. Como madre e hija de grandes actores, María Luisa contó con el apoyo en las gradas de sus hijos Luis Merlo que, de lo más orgulloso, se fundió en un bonito abrazo con su madre al terminar la entrega de premios.
CHANCE: ¿Te lo esperabas?
María Luisa Merlo: No, me han puesto varias butacas por España en teatro pero llega una a una edad en que te hacen estos homenajes que te vienen muy bien al ánimo.
CH: Rodeada de amigos.
M.L.M: Muchos años que no los veía porque es lo que decía no me acuerdo quién. Ya no nos reunimos los actores, nos hemos vuelto unos particulares, particulares los que hemos nacido en el teatro como yo lo decimos con bastante desprecio. Bueno con estos compañeros he pasado un rato maravilloso y con todos he trabajado y es muy emocionante. Me he criado porque yo empecé, ya lo he dicho, entre cajas, hija de un gran actor como Ismael Merlo y madre de actores estupendos.
"SE ESTÁ MARCHANDO UNA GENTE QUE HA SIDO IMPORTANTÍSIMA EN MI VIDA"
CH: Te traerá muchos recuerdos.
M.L.M: Sí, pero creo que solo he trabajado una vez y con Carlos Larrañaga. Hicimos una obra de Casona.
CH: Carlos tendría que haber estado aquí.
M.L.M: Sí, se le tiene que poner una butaca a esa generación, sería estupendo. Amparo no ha podido venir al igual que Pedro y Maribel porque están trabajando, ha venido Luis y Juan Carlos.
CH: Nos acordamos de Amparo Rivelles.
M.L.M: Se están marchando una gente que ha sido importantísimo en mi vida. A mí la Rivelles me llamaba la marcianita que decía que yo era marciana, que era de otra galaxia. El día que me conoció hace millones de años y dijo si esta niña no es de este planeta y desde entonces siempre me decía eso. Ahora que nadie me llama marcianita, yo le digo a todo el mundo que me llamen marcianita.
CH: Se echa de menos.
M.L.M: Echo mucho de menos a todo el mundo que se ha estado yendo de mi familia.
"TODOS TENEMOS TRABAJO AFORTUNADAMENTE, DENTRO DE LO RARO QUE ESTÁ ESTO"
CH: Ha venido tu hijo Luis a apoyarte.
M.L.M: Pedro y Amparo no han podido ni Maribel porque están trabajando, mi nuera está espléndida, todos están maravillosos en todo lo que hacen.
CH: Ellos tienen trabajo.
M.L.M: Claro, sí, todos tenemos trabajo afortunadamente, dentro de lo raro que está esto. Supongo que cambiará, pero si no cambia qué le vamos a hacer, a mí me queda muy poco de estar aquí.
CH: Te tengo que preguntar por lo que te pasó que te encontró un vecino en las zonas comunes.
M.L.M: Bueno pero eso es porque soy sonámbula, es que eso no lo sabe nadie. Pero soy sonámbula cariño y entonces me fui y me bajé al trastero y me caí, claro.
CH: Pero ya lo sabías tú de antes.
M.L.M: Yo toda la vida he sido sonámbula. El vecino se llevó un susto, Iván que es un encanto que es maestro de música y es un sol de persona y él es el que me recogió, me metió en la cama y adiós, tan ricamente.
CH: Pero has salido en todas las noticias.
M.L.M: Sí, han dicho cosas muy raras pero no me importa nada.
CH: ¿Has tomado algunas medidas?
M.L.M: Sí lo que hago es ir mucho a la casa de mis hijos, para no estar sola.
CH: Con tus cuatro hijos.
M.L.M: Claro unos bombonazos de hijos y cuatro nietos maravillosos y un bisnieto de cinco años ya.