Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María José Campanario: "Me encuentro muy bien"

María José Campario ha vuelto al trabajo. La mujer de Jesulín de Ubrique ya se encuentra recuperada de sus problemas de salud como consecuencia de una grave infección que la obligó a pasar por el quirófano. Recientemente acudía puntual a la clínica en la que trabaja desde hace meses para cumplir con su trabajo como odontóloga.
Como recordaremos María José Campanario ponía fin a un 2016 marcado por sus entradas y salidas hospitalarias. Días antes de dar comienzo a su 'annus horribilis' en lo que a salud se refiere, sufría un accidente doméstico en la bañera de su domicilio, teniendo que ser hospitalizada. A partir de ahí la sucesión de ingresos hospitalarios dieron comienzo.
A consecuencia de la lesión cervical que se produjo, el pasado mes de marzo era operada de una hernia discal; sin embargo los fuertes dolores y mareos que aun persistían, obligaban a la esposa del torero a volver a pasar por el quirófano pocas semanas después. En todo momento estuvo acompañada por su marido, Jesulín de Ubrique.
En esta ocasión su delicado estado de salud hizo que saltaran las alarmas sobre la gravedad de su dolencia. Algunos testimonios no hicieron sino echar más leña al fuego al asegurar que Jesús Janeiro se paseaba lloroso por el centro médico.
Aunque las malas lenguas apuntaban a que su ingreso se debió a una infección como consecuencia de una operación estética en las nalgas, fue la propia Campanario la que se apresuró a desmentir tales informaciones explicando que se trataba de una infección como consecuencia de la reacción alérgica a una inyección.
Desde su angustiosa operación de urgencia no se la había vuelto a ver. Sin embargo el día de Nochevieja fue el elegido por la mujer del diestro para reaparecer públicamente para celebrar en familia estas fechas tan señaladas.
El pasado miércoles María José Campanario retomaba su trabajo como odontóloga. Con aspecto saludable y energías renovadas, aunque visiblemente más delgada, se personaba en la clínica dental de Sevilla donde su propio marido figura entre sus clientes más selectos.
CHANCE: María José te vemos muy recuperada después de tu último ingreso hospitalario.
María José Campanario: Me encuentro muy bien, gracias.
CH: ¿No tienes que volver para alguna revisión?
M.J.C: No, no tengo que volver, ya he tenido para unos cuantos años, creo.
CH: ¿Crees que se acabaron los problemas de salud?
M.J.C: Eso espero.
CH: ¿Cómo habéis pasado las Navidades?
M.J.C: Los Reyes se han portado muy bien, gracias.
CH: ¿Los niños han tenido muchos regalos de Reyes?
M.J.C: Muy bien, fenomenal.
CH: ¿Con Jesús todo bien? Porque siempre os sacan alguna crisis.
M.J.C: Crisis la de enero que es una cuesta muy mala.
CH: Pero vosotros no tenéis crisis, los dos trabajáis.
M.J.C: Digo en general.
CH: Recientemente fue el cumpleaños de Jesús y su hija Andrea volvió a ser la gran ausente.
M.J.C: Nunca hablo de eso ni voy a hacerlo.