Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una errática Madonna llora por su hijo Rocco en un concierto en Australia

MadonnaInstagram / Twitter

Cabriolas por el escenario vestida como un payaso, con peluca y medias de color rosa a rayas, una 'borracha' Madonna bebía de un cóctel de vodka y rompía a llorar sobre el escenario recordando a su hijo Rocco, por el que tiene una batalla legal abierta con su exmarido Guy Ritchie. Así fue el concierto en Melbourne, Australia, de la ‘ambición rubia’.

Madonna no tocaba en la ciudad  australiana desde hace 23 años y este concierto se había anunciado como algo especial. Bajo el nombre de ‘Tears of a clown’, se ofrecía a sus seguidores un show único, en el que se fusionarían sobre el escenario música, arte, performance y grandes dosis de comedia.
Sin embargo, los fans evidenciaron en las redes sociales que el concierto fue claramente especial, pero por otras razones. Al parecer la artista comenzó el concierto con cuatro horas de retraso y dejó a los fans esperando bajo la lluvia hasta que finalmente apareció sobre el escenario, informa Daily Mail.
Además, aunque dijo que no estaba borracha, pidió un cosmopolitan (un cocktail de vodka) que tuvo a su lado en el escenario mientras cantaba una canción dedicada a su hijo, con una guitarra acústica al tiempo que se proyectaban imágenes de Rocco a tamaño gigante. La artista se tambaleaba y hablaba arrastrando las palabras, según testimonios de asistentes al concierto.
La diva mantiene una dura batalla legal con su exmarido Guy Ritchie porque su hijo Rocco no quiere volver a Nueva York con su madre y prefiere vivir con la familia de su padre en Inglaterra.
En el pasado concierto en Auckland, Nueva Zelanda, Madonna también lloró en el escenario y se dirigió al público diciendo que “no hay amor más fuerte que el de una madre por su hijo. Si hablo mucho de ello, lloraré”.
Mientras Madonna derramaba lágrimas de dolor por la ausencia de Rocco, a casi 17.000 kilómetros de distancia el joven, acompañado por su padre y por la esposa de éste, Jacqui Ainsley, compareció ante un Tribunal Superior de Londres durante seis horas para explicar su postura sobre su custodia. Madonna estuvo representada por sus abogados, quienes han esgrimido el convenio de La Haya sobre la Sustracción Internacional de Menores para que regrese a su lado. La pasada semana, un juez del supremo recriminó a las partes en litigio su falta de acuerdo en lo referente a la custodia de su hijo.