Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lluís Puig asume la Conselleria catalana de Cultura: "La cultura es un motor de libertad"

Toma "con la cabeza alta y sin miedo" el compromiso con el referéndum
El presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, ha nombrado este miércoles a Lluís Puig como nuevo conseller de Cultura, tras el cese el lunes del conseller de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget, por pérdida de confianza de Puigdemont por sus declaraciones sobre el referéndum.
En un acto en la Generalitat, Puigdemont ha destacado el "compromiso y la firmeza" de Puig, su eficacia y espíritu de servicio, así como su valía humana, su solvencia cultural y su prestigio en el sector, en el que actualmente ocupaba el cargo de director general de Cultura Popular en la Conselleria de Cultura.
Puigdemont ha ensalzado también su responsabilidad y vocación al servicio de cultura popular, y se ha puesto a su disposición para acompañarle en una "legislatura excepcional".
Asimismo, ha agradecido la tarea del conseller de Cultura saliente, Santi Vila --que ha pasado a la cartera de Empresa y Conocimiento--, del que ha ensalzado su ambición política y el logro de indicadores "claramente favorables", como el índice de lectura.
"TRANSFORMACIÓN SOCIAL"
En declaraciones a los medios tras asumir el cargo, el nuevo conseller ha dicho: "Me interesa mucho seguir hablando de que la cultura es motor de libertad y transformación social".
Ha asegurado que todos los ámbitos culturales están necesitados y que no priorizará ninguno en especial, y ha añadido que con todos se trabajará transversalmente, desde los micropueblos de Catalunya hasta la gran capital, ha dicho.
Con una larga trayectoria en la Conselleria, ha dicho que bajo la presidencia de Artur Mas le tocó gestionar una caída en el sector de la cultura importantísima, mientras que con Carles Puigdemont el sector ha cogido un poco de "musculatura, energía y optimismo", que ayuda a tirar hacia adelante.
"Si la legislatura acaba siendo corta, pero lo que dejamos aposentado es de futuro: imaginad qué bien poder trabajar en pocos meses cosas que repercutan en el futuro del país", ha dicho el conseller, animado a construir puentes, pilares y fundamentos con un trabajo a largo, medio y corto plazo.
Preguntado sobre su compromiso con el referéndum ha dicho: "Totalmente. Asumo todo el posicionamiento del Govern con este compromiso y con esta ilusión. Me uno a un grupo de trabajo que a mi parecer está siendo excepcional".
"NO SE PODRÍA ENTENDER DE OTRO MODO"
Puig ha reiterado su total y absoluto compromiso con el proceso soberanista con la cabeza alta y sin miedo, ya que "no se podría entender de ningún otro modo", y ha dicho que la crisis del Govern se ha zanjado de una manera rápida, tanto que el martes por la mañana él se encontraba relativamente con calma, ha dicho.
Preguntado sobre las sentencias del Tribunal Constitucional (TC) sobre política lingüística --ante cuatro leyes recurridas por el PP, el Gobierno y el Defensor del Pueblo--, ha destacado que éstas reconocen un cierto porcentaje de cine en catalán, pero ha pronosticado que habrá que recurrir "ciertas partes" de estas sentencias si es necesario.
No obstante, ha destacado que "hay algunos elementos de estas sentencias, leídas en diagonal, que no parecen mal del todo", aunque ha pedido más tiempo para situarse en el cargo.