Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Lliure recauda fondos para Proactiva Open Arms con monólogos "íntimos" sobre refugiados

Abre temporada un espectáculo en el que participan 60 actores, creadores y directores
El Teatre Lliure de Montjuïc recaudará fondos para la ONG de salvamento de refugiados Proactiva Open Arms este lunes con 'De Damasc a Idomeni', un espectáculo en el que 20 actores ofrecerán monólogos "íntimos", sentados en una mesa cada uno con ocho espectadores, en rotación, y con el objetivo de zarandear la conciencia colectiva.
En rueda de prensa este viernes, el director del teatro, Lluís Pasqual, ha proclamado que la obra cuenta con 60 profesionales teatrales --entre actores, directores y creadores-- quiere contribuir en la situación dramática y compleja de los refugiados que, aunque no puede resolverla, puede ser "el aleteo de la mariposa": un pequeño gesto con grandes consecuencias, según una teoría.
El montaje, ideado por Barcelona Playwrights, tiene una aportación mínima de 50 euros que se destinarán íntegramente a que el barco de la ONG, el Astral, pueda trabajar durante 15 días, lo que tiene un coste de 22.400 euros --una media de 70 euros por persona---
Participarán actores como Vicky Peña, Aina Clotet, Àlex Casanovas, Emma Vilarasau y Jordi Bosch, a cargo de una veintena de directores, entre los que hay Sergi Belbel, Xavier Albertí, Carme Portaceli y Lluís Pasqual, con textos de dramaturgos como Gemma Brió, Marc Angelet, Marc Rosich y Marilia Samper, entre otros.
EUROPA "HA MUERTO"
El director de la entidad de Badalona, Òscar Camps, ha destacado la necesidad de difundir las violaciones sistemáticas de los derechos humanos que viven los refugiados, tanto en el país de origen como en los de destino, en Europa, en manos de gobiernos, así como durante el tránsito, con las mafias.
"La Europa de los derechos humanos ha muerto. Está enterrada en el Mediterráneo y tendríamos que volverla a pescar", ha sentenciado Camps, y ha proclamado la necesidad de zarandear la conciencia colectiva, desde abajo de la sociedad, cuestionando la actuación de los líderes europeos que permiten esta situación y pagan a otros países para devolver a estas personas.
"Los pequeños gestos también pueden provocar grandes cambios y, de hecho, lo hemos vivido", ha atestiguado el director de la entidad, que en sus palabras ha recibido un tsunami de apoyo cuando se difundió su actuación, que se inició en Lesbos (Grecia) y se encuentra ahora en el Mediterráneo central, donde cada día se rescatan a miles de refugiados.
Camps ha relatado que estas personas han pagado mucho dinero para huir de su país, sabiendo que en el transcurso de este largo viaje hasta tierra segura pueden morir, una situación de desesperación extrema: "No habrá frontera, ni barrera, ni valla que los pueda detener, porque están dispuestos a morir. No tienen nada que perder", ha lamentado.