Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Liceu acoge un 'Holandés errante' que transita entre realidad y ficción

Un cuadro en la escenografía alberga todo el imaginario de la protagonista
El Gran Teatre del Liceu de Barcelona acogerá del 2 al 28 de mayo la producción 'El holandés errante', de Richard Wagner, con dirección escénica de Philipp Stölzl y dirección musical de Oksana Lyiniv, que dibujan una ópera que transita entre realidad y ficción.
La codirectora de la ópera Mara Kurotschka ha explicado este jueves en rueda de prensa que la historia se traslada a una clásica biblioteca antigua, donde la realidad y la ficción se mezclan a medida que la protagonista, Senta, va leyendo el cuento 'El Holandés errante'.
La producción transporta al espectador a Noruega, donde el holandés, destinado a surcar los mares hasta que encuentre una mujer fiel, se encuentra con el capitán Daland, que acepta entregarle a su hija Senta como esposa, pero la irrupción de un antiguo pretendiente desespera al Holandés, que regresa al mar.
SENTA "EN EL CENTRO"
Kurotschka ha destacado que es una de las óperas más accesibles de Wagner, y situada en una época de clara agitación sociopolítica, y que da dos opciones al espectador: "Identificarse con el Holandés como protagonista o con Senta. A ella la hemos colocado en el centro de la obra".
Desafortunada por haber nacido en una sociedad que relega a las mujeres a hilar y limpiar, Senta acaba desarrollando una neurosis que la llena de visiones y sueños, que pasan a primer plano generando "confusión entre realidad y fantasía".
El escenario colonizado por una biblioteca clásica "está dominado por una enorme imagen romántica del mar, que es un gran cuadro", siendo este cuadro un segundo escenario donde se reflejan los sueños y ficciones de Senta, mientras lee el cuento.
Como una adolescente, Senta se niega a crecer: "Ella lo que quiere es que alguien venga a salvarla y la imagen de un príncipe de caballo blanco es la del holandés errante".
Kurotschka ha advertido de que cuando Wagner escribió esta obra tenía fiebre, lo que hace "bastante lógico" este juego entre realidad y ficción.
Esta producción de la Staatsoper Unter den Linden de Berlin (Alemania) y original del Theater Basel, cuenta con con las voces de habituales wagnerianos como los tenores Albert Dohmen y Egils Silins, las sopranos Anja Kampe y Elena Popovskaya en el papel de Senta, entre otros.
Situado en este cuadro-escenario donde sucede el cuento, Dohmen interpreta al Holandés con los retos de cantar a unos 15 metros del espectador y proyectar su voz suficientemente, y también de tener que declararle su amor a una demasiado joven hija del capitán, representada por una joven figurante, que para él "es casi una hija frágil".
Popovskaya ha destacado la "locura 'in crescendo" de Senta, que se corresponde mucho con el mundo actual en el que mucha gente solamente vive en la virtualidad sin tocar con los pies en el suelo, y ha avanzado que esta ópera es una lectura contemporánea de la neurosis.
La directora artística del Liceu, Christina Scheppelmann, ha asegurado que "si uno no tiene un poco de locura no puede imaginar ni crear lo que ha creado Wagner", y ha recordado que esta producción se estrenó en 2013.