Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lea Michele se aferra al contestador de Cory Monteith para escuchar su voz

Está claro que cuando se está enamorado de alguien, duele mucho más la pérdida de esa persona. La actriz Lea Michele está sufriendo en sus propias carnes la pérdida de un amor del que no ha podido disfrutar todo lo que le hubiese gustado.

Si ayer os contábamos que Lea Michele estaba devastada y desconsolada por la muerte de Cory Monteith, hoy hemos podido saber gracias a Hollywoodlife que la actriz se aferra al móvil para escuchar la voz del actor.
Una fuente cercana a la actriz confiesa que: "Lea ha llamado al buzón de voz de Cory un par de veces para escuchar su voz". Y es que Lea se encuentra aún en estado de shock después de conocer que Cory Monteith ha muerto.
Haber compartido planos, dúos musicales y una historia de amor juntos, la huella que ha dejado Cory Monteith en el corazón de Lea es imborrable.
La misma fuente que ha contado este desconsolador momento a Hollywoodlife afirma que Lea "se está quedando sin lágrimas" y siente que se le acaba de "arruinar este momento de su vida".
Sin embargo, Lea Michele no esta sola y tiene el apoyo de sus familiares y amigos, aparte de muchas celebridades y los compañeros de reparto de la serie Glee. "Ella no se queda sola, quieren estar a su lado y asegurarse de que se siente apoyada", añadía la fuente.
Cuatro años compartiendo planos y canciones para la serie Glee y un año de romance bastaban para que ambos estuviesen locamente enamorados. Lea Michele no paraba de presumir de novio, por lo que la pérdida de Cory ha sido terrible para ella.
El momento más duro de la actriz será cuando vuelva a ponerse delante de las cámaras para rodar la nueva temporada de Glee, esta vez, sin su amor tanto en la realidad como en la ficción.