Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kate Winslet guarda su Oscar en el baño

Kate Winslet, con su OscarGtres

En el cuarto de baño. Allí es donde guarda Kate Winslet el Oscar que, tras cinco nominaciones yéndose de vacío, ganó en 2009 gracias a su papel en la película El lector (The Reader). Lo tiene allí para que cualquiera que visite su casa pueda recrear la experiencia de recoger un Oscar y dar su discurso de agradecimiento ante el espejo.

Winslet, que recordemos ya reveló que guardaba su premio en el cuarto de baño hace unos cuantos años, es una más del club de las oscarizadas actrices que guardan su estatuilla en el aseo. Una curiosa logia que cuenta con socias tan selectas como Jodie Foster, Emma Thompson o Susan Sarandon.
En su caso, asegura la actriz en una entrevista con el Wall Street Journal, lo ha colocado en el baño para que sus amigos e invitados puedan sentirse libres y recrear, en la intimidad que otorga el excusado, la sensación que se siente al recoger un Oscar.
"Decidí ponerlo ahí para que todo el mundo pudiera cogerlo y decir ante el espejo: 'quiero darle las gracias a mi hermano y mi padre'. Y además puedo descubrir cuando alguien lo ha hecho porque tardan un poquito más en salir del baño después de que suene la cisterna. Vuelven sonrojados, es una locura".
Y la protagonista de Titanic y ¡Olvídate de mí! sabe muy bien de lo que habla, ya que cuando ganó su Oscar, admitió que había estado practicando el discurso de aceptación desde que era una niña de 8 años de edad, ensayando en el baño con un bote de champú.