Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Torroja, condenada a un año y tres meses de cárcel por fraude fiscal

La cantante Ana Torroja ha aceptado una condena de un año y tres meses de prisión, que serán sustituidos por una multa de 9.000 euros, y al pago de otros 477.600 euros, tras admitir haber defraudado a Hacienda durante los años 2003, 2006 y 2007 en lo que al impago del IRPF se refiere. La acusada se ha sentado en el banquillo en los Juzgados de Vía Alemania de Palma, donde ha alcanzado un acuerdo de conformidad con la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado.

Los hechos se enmarcan en la pieza separada Ñ del caso Relámpago, incoado en abril de 2007 y centrado en la canalización de dinero a través de paraísos fiscales, blanqueo de capitales y dobles ventas de solares en Cala Llamp, Andratx (Mallorca).
Inicialmente, los servicios jurídicos del Estado reclamaban para ella tres años y tres meses de cárcel por seis delitos contra la Hacienda Pública a raíz del impago del IRPF entre 2001 y 2007 -exceptuado el año 2005-, mientras que la Fiscalía Anticorrupción, por su parte, pedía para ella un año y medio de cárcel y una multa de más de 462.000 euros por dos delitos fiscales -circunscribe su calificación a los años 2006 y 2007-.
En su escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, la Abogacía sostiene que las cantidades que la cantante dejó de abonar ascienden a 177.373 euros en 2001, 211.820 en 2002, 375.437 en 2003, 128.277 en 2004, 226.108 en 2006 y 436.772 euros en 2007. Según la acusación, el único propósito que perseguía la cantante era eludir sus obligaciones fiscales aparentando residir fuera del territorio español, logrando de este modo evitar la tributación de las rentas "obtenidas a nivel mundial".
Así, los servicios jurídicos apuntan en concreto a la existencia de dos estructuras 'off-shore' para llevar a cabo estas operaciones, la primera de ellas situada en Países Bajos y la segunda en la República de Panamá, así como al hecho de que Torroja centralizaba todas sus gestiones económicas en la sede de Gabriel Feliu, socio del Bufete Feliu, para quien la Abogacía solicita seis años de prisión como cooperador necesario de estas presuntas infracciones penales.
En este sentido, señala que todo el patrimonio empresarial y personal de la cantante era gestionado por el despacho Feliu a partir del año 2003, siendo con anterioridad gestionado por el tercero de los acusados, Octavio Fernández de la Reguera, quien supuestamente creó el entramado societario en su origen pero "siempre bajo la continua supervisión de doña Ana Torroja de forma unitaria, sin separación alguna entre sus esfera personal o empresarial".