Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abre sus puertas la primera retrospectiva del diseñador Jesús del Pozo en la Sala Canal de Isabel II

La primera retrospectiva del diseñador madrileño Jesús del Pozo podrá verse desde este martes en la Sala Canal de Isabel II, con más de 50 piezas del creador, hasta mediados de octubre.
Al acto de inauguración han asistido, entre otros, la presidenta regional, Cristina Cifuentes, el consejero de Presidencia, Ángel Garrido, y el director general de Promoción Cultural de la Comunidad de Madrid, Jaime de los Santos.
"Esta muestra va a permitir que muchas personas, más allá de las ligadas al mundo de la moda, puedan conocer la trayectoria de un grandísimo maestro, Jesus del Pozo, en el quinto aniversario de su fallecimiento", ha destacado la presidenta durante su intervención.
Cifuentes está convencida de que la exposición tendrá "mucho éxito", además ha incidido en que con ella se abre camino a realizar periódicamente exposiciones dedicadas a los grandes creadores de la moda española.
La muestra, comisariada por Esperanza García Claver, está compuesta por 50 piezas, que en su mayoría provienen de la Fundación Jesús del Pozo. Podrá verse desde este martes hasta el 23 de octubre.
Está articulada en seis ámbitos expositivos e incluye desde las piezas más escenografícas hasta las que destacan por la experimentación cromática y textil, pasando por creaciones orgánicas que recuerdan vegetales, elementos marinos o guiños a la historia de la moda española
ORGANIZACIÓN DE LA EXPOSICIÓN
La muestra se organiza siguiendo el orden ascendiente del edificio del antiguo depósitos de agua de la Sala Canal de Isabel II. En la planta baja se encuentran cinco piezas "icónicas" de Del Pozo, que introducen el discurso expositivo.
En la primera planta se muestra el trabajo del volumen, del modelado y de la forma, así como la experimentación con colores típicos del creador: malvas, rosas velazqueños, grises antracitas, tonos empolvados o negros. Además de guiños del diseñador a la cultura española, como el verdugado o el guardaingante o a diseñadores clave como Cristóbal Balenciaga o Mariano Fortuny.
En la segunda planta se hace un homenaje a la "auténtica pasión" del creador, los viajes a Oriente o a Egipto. Asimismo, en esa planta se exponen las piezas que recuerdan elementos orgánicos, vegetales, marinos, creados desde la misma naturaleza y experimentos textiles más sutiles de rafia natural o pintada, el papel, la organza de cristal o el plisado artesanal.
Por su parte, la tercera planta, la más didáctica, se detiene en el proceso creativo a partir de tres referentes "indiscutibles" del diseñador como son "volumen, textura y color". Finalmente, en la cuba de la sala y a través de cuatro piezas dispuestas sobre cajas de luz, se da forma y transparencia al tejido para poder contemplar el gesto pictórico del creador.