Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesús Castro, receloso pero feliz al hablar de su pareja Anabel Hernández

Jesús Castro es un actor al que hemos visto jugar mucho con su barba según el proyecto al que se enfrente, por ello nadie mejor que él para convertirse en el nuevo embajador de Braun. Asegura que antes de ser actor también se cuidaba, pero que ha sido ahora cuando ha tenido que empezar a ir al gimnasio.
Convertido en uno de los actores más guapos de nuestro país, Jesús Castro triunfa en televisión con el reciente estreno de 'Perdóname señor'. Serie de Telecinco en la que da vida a un narcotraficante y en la que comparte reparto con Paz Vega. Mientras profesionalmente no para, en lo personal ha encontrado la estabilidad junto a Anabel Hernández, expretendienta del programa "Mujer y hombres y viceversa". Eso sí, tras dos años de relación, el actor prefiere no hablar de ella y mantener su vida en pareja bajo llave.
CHANCE: ¿Eres de los que tardan mucho en arreglarse?
Jesús Castro: Tardo poquito. Con lo que más tardo es con la barba, que es lo que tiene que quedar más perfecto. En ducharme y arreglarme con un cuarto de hora estoy, soy bastante rápido.
CH: Eres bastante obsesivo con tu barba...
J.C: Es lo que más me importa de la cara, siempre la llevo un poco larga y nunca me la quito. Sin barba me siento inseguro, me veo pequeño, como si tuviese quince años otra vez.
CH: Para el rodaje de 'Perdóname señor' tuviste que estar unos meses sin ella...
J.C: Lo viví bastante mal al principio. Hacía tanto tiempo que no me afeitaba que se me irritaba mucho la cara. Me acuerdo que cuando me despertaba y me miraba al espejo solo pensaba que menudo cuadro estaba hecho (ríe). Me siento muy raro y a nivel de imagen ni me reconozco.
CH: ¿Te cuidas ahora mucho más que antes de ser actor?
J.C: Sí y no, el Jesús de antes de ser actor también se cuidaba pero jugaba al fútbol. Ahora no puedo por trabajo y voy más al gimnasio, pero me aburre mucho. Mi cuerpo ha cambiado en tres años, pero ir al gimnasio me aburre muchísimo. Me gustan los deportes de interactuar con un equipo. No me obsesiono, no soy de los que se miran al espejo y dicen "olé tú".
CH: La fama hace que a uno lo sigan los paparazzis y las fans, ¿Te privas de hacer cosas?
J.C: A nivel social he cambiado muchas cosas, aunque la noche es algo que no va conmigo. Ir al retiro por la tarde y leer un libro o irme de compras por Gran Vía son cosas que prefiero no hacer porque no me compensa.
CH: Nunca te vemos con tu pareja, ¿Nos la presentarás algún día?
J.C: No, no va a caer esa breva nunca. No reniego de mi chica, si estuviese con Elsa Pataky haría lo mismo. Estoy yo en este trabajo, nadie más, y no me dedico a pregonar mi vida personal. No he entrado a este mundo por eso y no voy a hacerlo.
CH: Estar enamorado y expresarlo no es malo...
J.C: Ya, lo hago con quien tengo que hacerlo que es mi pareja. No necesito de cara a la galería demostrar nada, mi pareja sabe perfectamente lo que siento. A mí me sobra así.
CH: Siendo tan celoso de tu vida privada, ¿Conseguís hacer una vida de pareja normal?
J.C: Sí, no me voy a esconder la cueva. Hago vida normal pero me las apaño dentro de lo que puedo para que no haya fotos.
CH: ¿Estas enamorado?
J.C: He llegado al punto de estar bien con mi pareja que no es poco. Cuesta porque se tiene que adaptar a ti, yo sé que no es fácil estar conmigo, no porque sea malo pero en el pack de Jesús Castro vienen otras cosas que no molan tanto.
CH: ¿Vives con ella?
J.C: Si, ha sido fácil porque desde que tengo 14 tengo parejas estables, no me gusta esto de ir en flor en flor. Me parece que igual que en una mujer no queda bien en un hombre no queda nada bien tampoco.
CH: ¿Eres un hombre fiel?
J.C: Sí, directamente no estoy con nadie y punto, yo con 24 años no tengo que comprometerme con nadie. Si solo pienso que le puedo ser infiel directamente no estoy con esa persona. Si algún día se plantea habrá que sentarla y decirle que me gusta otra persona. Yo no hago lo que no me gusta que me hagan a mí.
CH: ¿Perdonas la traición?
J.C: No. Además si me traicionas tienes cinco segundos para irte sin que pase nada, al sexto te la voy a liar muy parda. Intento contar pero ya llega un punto que ya contar no funciona y se me cruzan.
CH: Eres muy joven pero te has planteado casarte.
J.C: No, no creo en el matrimonio, no creo que haya que firmar nada para estar con tu pareja, yo estoy conviviendo con ella, es lo más parecido que hay y no tienes que ir a una iglesia de cara a la galería. Esta sociedad es todo así, hay que mostrar tu amor en las redes, subir fotos en las redes para que la gente sepa que quieres. Esto es lo mismo, para saber qué quieres tienes que casarte y esto está hecho para divorciarte después y dejarte la pasta. Yo vivo con mi pareja que es lo más lejos que puedo llegar, si me preguntas con 24 años te digo que no.
CH: ¿Y niños?
J.C: No lo veo, no lo veo porque no me gustan. Las niñas más, son más amorosas, más de aprender, los niños son muy estúpidos, no me gustan.
CH: 'Perdóname señor' ha tenido muy buena acogida, ¿Te lo esperabas?
J.C: Estaba bastante nervioso, sabía que era un buen producto pero en la cabeza del espectador no estás. Si gustaba la mitad del trabajo que hemos puesto en ese proyecto ya me daba por satisfecho.
CH: ¿Sueles verte a ti mismo?
J.C: No, me cuesta muchísimo. Mi familia me da mucha cera con eso, no entiende que después de trabajar tanto no quiera verlo. Me veo raro y me oigo la voz de quinceañero. Es un cambio drástico y me cuesta.
CH: Es bueno para corregirse y mejor...
J.C: Sí, eso por supuesto, pero no me veo el día de la emisión porque estoy nervioso por la audiencia.
CH: ¿Viajarás a tu tierra en verano?
J.C: Me voy ya para estar la comunión de mi hermana, que es mi princesa, mi ojito derecho y mi todo. Iré para estar con ella y organizar algunas cosas.
CH: ¿Cómo vive ella tu éxito?
J.C: Lo ve normal. Incluso a veces me dice que la gente es muy pesada diciéndole que su hermano es muy guapo y que ella no me ve tan guapo (ríe). Ella un día quiere ser cantante y otro actriz.
CH: Montaste un bar en Vejer, tu pueblo, ¿Qué tal va?
J.C: Va bien, es un mini pub. Un trozo de mí está ahí, hay cosas importantes para mí. Cuando voy estoy, no soy de montarlo y no estar. De camarero están mi hermano y mi padre.
CH: Estos tres años la vida te ha cambiado a ti pero también a tu familia...
J.C: Sí, pero mi familia siempre se ha buscado la vida. Siempre ha sido muy emprendedora, cuando no ha sido la construcción ha sido la hostelería. Independientemente de que yo sea actor o no ellos se iban a buscar la vida igual. Ellos sí que no han cambiado nada, son igual que antes y me tratan igual, para ellos sigo siendo Jesulito. Llegar a Vejer y escuchar Jesulito me da mucha fuerza.