Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jason Lee deja la Cienciología

Jason Lee ya no es miembro de la Cienciología. El actor de 46 años hacía esta a una página de noticias local de Denton (The Dentonite) a la que concedió una entrevista.
"Nosotros no practicamos la Cienciología, y no estamos particularmente interesados en abrir un centro religioso. Ha habido bastantes rumores alrededor de nosotros, pero ninguno es verdad", dijo el protagonista de My Name Is Earl. Algunas noticias publicadas en prensa se insinuaba que su traslado a Denton junto a su familia tenía relación con la apertura de una nueva sede de la Cienciología en la ciudad.
"No hemos comprado nada en Denton. Ese nunca fue realmente el plan. Pero he alquilado un pequeño espacio para mi oficina fotográfica. Es bueno tener un lugar donde escanear y editar mis fotografías, escuchando discos y rodeado de mis cámaras y mis libros", añadió la estrella televisiva, que volverá pronto a la pequeña pantalla en una nueva comedia junto a Shannen Doherty, en pleno tratamiento oncológico.
El intérprete y campeón del mundo de skateboarding se trasladó al condado de Texas recientemente en busca de un estilo de vida más tranquilo para su esposa, Ceren Alkac, con la que contrajo matrimonio en 2008, y sus hijos, Casper (8) y Sonny (4). Además, Jason aporta un hijo más de su segundo matrimonio con Beth Riesgraf, Pilot Inspector, cuyo nombre está inspirado en un clásico del rock indie.
El año pasado, Carmen Llywelyn, su primera mujer, escribió una carta abierta en la que culpaba a la Cienciología de su separación. La actriz sostenía que fue Marissa Ribisi, exnovia de Lee, la que le introdujo en la religión, que llevó a la ruina su matrimonio en 2001.
El productor es el último en sumarse a los rostros famosos que han abandonado la doctrina, como la actriz Leah Remini, que fue especialmente dura con sus dogmas en varias entrevistas, y el director Paul Haggis. Sin embargo, muchos famosos siguen defendiendo esta creencia, como Tom Cruise, Kirstie Alley, John Travolta, Erika Christensen, Elisabeth Moss, Jenna Elfman y Danny Masterson.