Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

E.L. James quiere escribir el guión de la secuela de '50 sombras de Grey'

Premiere especial de "Cincuenta Sombras de Grey"GTRES

En su primera semana en los cines 50 sombras de Grey ha recaudado ya la friolera cifra de 311 millones de dólares en todo el mundo. No es de extrañar que la segunda parte de tan exitosa producción ya sea un suculento plato para Universal Pictures que tiene la mente puesta en la nueva entrega. Y parece que E.L. James también.

Hasta ahora los estudios se han resistido a la idea de que la autora de los libros sea la encargada de adaptar a la pantalla la segunda parte de la saga, titulada Cincuenta sombras más oscuras. Sin embargo, todo apunta a que la guionista Kelly Marcel no repetirá en la segunda parte de la franquicia y su hueco busca ocuparlo la propia James.
Si James consigue su objetivo y acaba reemplazando a Marcel, esto supondría casi con toda seguridad que la secuela se retrasaría varios meses, puesto que la autora no tiene experiencia en la creación de guiones cinematográficos.
Todo indica además que, a pesar del taquillazo, tampoco repetirá en la secuela la directora Sam Taylor-Johnson. La cineasta y la autora mantienen una tensa relación, ya que Taylor-Johnson no estaba de acuerdo con el férreo control que ejercía la escritora en la cinta.
TODAVÍA NO SE HAN SENTADO A NEGOCIAR
Según publica Variety, los estudios y James están ultimando los detalles de la secuela, que se verá sometida a una reestructuración dramática durante las próximas semanas. Sin embargo, según ha señalado uno de los portavoces de Universal Pictures, "los estudios siempre han tenido la intención de sentarse con la autora tras el lanzamiento de la película y discutir los próximos pasos, y eso aún no ha ocurrido".
E.L. James ya marcó la diferencia con respecto a otras autoras como J.K. Rowling y Stephenie Meyer, creadoras de las franquicias literarias de Harry Potter y Crepúsculo, respectivamente. Estas escritoras se vieron muy apartadas de las adaptaciones cinematográficas de sus obras, mientras que James estuvo presente y muy implicada en la realización de toda la película, lo que le valió más de una discusión con la cineasta Taylor-Johnson.
"Ella creó esos personajes y la historia. Yo intenté crear una experiencia cinematográfica y hacer honor a los libros, pero a la vez quería aportar una perspectiva fresca. Eso era difícil para ella", señaló la directora de la película el pasado mes de enero.
¿HABRÁ MÁS SEXO?
Es de suponer que un guión hecho por la propia autora incluyese un mayor contenido sexual -aunque tendría que verse sometido a las constantes revisiones de los estudios-. James colaboró con Marcel en la creación del libreto de 50 sombras de Grey, pero una vez que los estudios les pidieron que rebajaran el tono del guión, ambas escritoras se vieron envueltas en varias discusiones.
El contenido sexual también sirvió de encontronazo con la directora. Mientras que James "quería que la película fuera fiel a los libros y mucho más explícita, Taylor-Johnson quería que la historia fuera algo más que sadomasoquismo", señalaba The Sun.