Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hijos de Jaime Ostos se vuelcan con su padre en su primera exposición

Jaime Ostos y su mujer Mari Ángeles Grajal inauguran una exposición de lo más especial en la que presentaron un total de 40 pinturas elaboradas por el diestro y de las que parte de su importe de venta irá destinado a la Asociación Española de ELA (adEla), entidad sin ánimo de lucro encargada de luchar por mejorar la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad desconocida y de la que actualmente no se conoce cura.
El diestro no estuvo solo en una noche tan especial y es que contó con el apoyo de todos sus familiares más cercanos como fue el caso de sus hijos Jacobo Ostos, Gabriela Ostos y su hijo Víctor y Gisela Ostos que está totalmente integrados con el resto de su familia. El gran ausente de la noche fue el hijo mayor del diestro, Jaime Ostos, que por motivos profesionales no pudo viajar hasta España para estar junto al resto de hermanos.
Jaime también estuvo muy bien acompañado por algunos amigos como fue el caso de Norma Duval, con la que tiene una relación de amistad desde hace años y Nieves Herrero, que fue la encargada de presentar la exposición.
CHANCE: Todo lo que sea para ayudar.
Jaime Ostos: Desde que empecé a ganar el primer euro ha sido ayudar a todos los que lo han necesitado y dentro de mis posibilidades y un poco más de lo que podía algunas veces. Si hay algo ahí arriba, yo creo que ahí si me podré justificar en mi vida y entonces tendré una parcelita bastante agradable porque lo bonito en la vida es hacer algo por los demás y acostarse todos los días pensando a quién puede uno ayudar. Siempre dentro de las posibilidades de cada uno. Desde que mi madre me parió me enseñó a decir que todo el mundo tenía corazón, sentimientos y el que tenía más tenía que ayudar al que tenía menos y eso lo llevo haciendo desde siempre.
CH: ¿Balance de este año?
J.O: Esto es una cosa que mi mujer que es médico me llevaba hablando mucho de ello. En otras exposiciones tuve mucho éxito, se vendió todo y como médico le hablaron de esta enfermedad que es peor que la del cáncer. He conocido a dos personas que han muerto de esta enfermedad y la felicidad en la vida no es contar cuantas veces he salido por la puerta grande, es dormir pensando que uno lucha para los demás, yo soy muy feliz así. Me distraigo y pienso que en la vida la felicidad uno la debe de sentir a través de producir felicidad para los demás. Yo me acuerdo que la primea vez que fui a América vine cargada de regalos para todos mis amigos y amigas. Siempre he sentido que la felicidad llega cuando uno ve que las personas están felices.
CH: ¿Cómo va a pasar la Navidad?
J.O: Como todos los años, el día de Nochebuena con la familia y el día de Nochevieja con los amigos. Ahora no sabemos dónde todavía porque donde hay 20 matrimonios tienen que ponerse 20 mujeres de acuerdo, ahí yo ya no me meto. Pero vamos, que me uniré a lo que digan.
CH: ¿Vendrá Jaime a España?
J.O: No, el mayor no está aquí, está en Holanda.
CH: ¿No le da tiempo a venir?
J.O: No, porque tiene allí un momento que tiene que vender caballos y esas cosas que es su negocio y me llamó y me dijo que no podía. Es imposible que venga.
CH: ¿Pero estarán contentos que ha conseguido Yolanda, su pareja, otra vez que le den las riendas de su vida?
J.O: Yo me alegro muchísimo, pero tiene que centrarse un poquito. Se lo quitaron por unas declaraciones de un juez.
CH: Pero su hijo le ayudará.
J.O: Muchísimo y los niños adoran a Jaime. Yo he comido con ellos y tienen adoración, le llaman papá.
CH: Han formado una gran familia.
J.O: Sí, seguro.
CH: ¿Qué le pide al 2017?
J.O: Que este odio que tenemos en España se convierta en amor, cariño, convivencia, amistad y en felicidad.
CH: Todo buenos deseos.
J.O: Esos son todos mis deseos.