Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Instrumentación y electrónica conviven en 'Le malentendu', ópera basada en el texto de Camus que llega a Madrid

Los Teatros del Canal acogen a partir del próximo lunes 20 de marzo la ópera de cámara 'Le malentendu', basado en la obra teatral homónima de Albert Camus, que podrá verse en la Sala Negra y que forma parte de la programación que desarrolla en común con el Teatro Real.
Esta pieza, de la que se ofrecerán tres únicas funciones los días 20, 22 y 23 de marzo, cuenta con música de Fabián Panisello y libreto de Juan Lucas, y es una coproducción del Teatro Real, los Teatros del Canal, el Teatro Colón de Buenos Aires, la Ópera de Cámara de Varsovia, el Festival de Otoño de Varsovia, la Neue Oper Wien y el Centre National de Création Musical de Niza.
El montaje de esta obra, beneficiaria de la Convocatoria 2015 de Ayudas Fundación BBVA a Investigadores y Creadores Culturales, está concebido para cuatro cantantes, un actor, electrónica y orquesta de cámara, según ha explicado este jueves 16 de marzo Panisello durante la presentación en Madrid.
En esta obra, tras 20 años de ausencia, un hombre vuelve a su pueblo natal y se registra como huésped en la pensión que dirigen su madre y su hermana, aunque no se da a conocer como el hijo y el hermano que es, puesto que quiere observar la vida de sus familiares, conocerles a distancia y saber si le van a reconocer. Sin embargo, ignora que las dos mujeres también guardan un secreto.
'Le malentendu' cuenta con dirección musical de Walter Kobera y dirección de escena de Christoph Zauner. Los protagonistas de la historia estarán interpretados por el tenor Kristjan Johanneson, las sopranos Gan-Ya Ben Gur Akselrod y Anna Davidson, la mezzosoprano Edna Prochnik y el actor Dieter Kschwendt, todos ellos acompañados por miembros de la Orquesta Titular del Teatro Real.
Según ha explicado, la electrónica supone una parte muy importante en esta ópera, tanto por las grabaciones previas como por los instrumentos electrónicos que se manipularán en directo, de manera que se mezclará con lo acústico.
Además, ha indicado que todas las voces de los cantantes están amplificadas, especialmente "cuando susurran o cuando usan técnicas cercanas a la recitación", al igual que la instrumentación, con el fin de que ambos sonidos se mantengan en el mismo plano.
"PESIMISMO Y DESOLACIÓN" EN PLENA GUERRA
Por su parte, Juan Lucas, autor del libreto, ha señalado que esta obra, que Camus compuso durante la guerra en un pueblo francés, en el momento "más sórdido de la ocupación francesa" y de la guerra, que refleja el "pesimismo y la desolación".
Lucas considera que reúne "todas las cualidades" para convertirse en una ópera porque tiene una "linealidad dramática muy sólida y al mismo tiempo los personajes están construidos de una manera que remite en muchos aspectos al siglo XIX" con cuestiones actuales como el "existencialismo", ecos de la "tragedia griega y bíblicos" e "impregnación fuerte con el cine de Alfred Hitchcock".
Lucas no considera que su trabajo sea el de un libretista "en el sentido tradicional del término", sino un adaptador entre Camus y Panisello. Según ha señalado, es la primera vez que se involucra en un libreto de ópera, un terreno en el que cree que uno de los grandes problemas es "la distancia que se crea entre el público en función de una visión operística excesivamente intelectualizada".
Por su parte, el director del Teatro Real, Joan Matabosch, ha señalado que el objetivo del coliseo madrileño seguirá siendo invertir en creación contemporánea, aunque ha señalado que para ello es necesario contar con "salas alternativas" a las del Teatro Real, como es el caso de los Teatros del Canal.