Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IVA cultural y Ley de Mecenazgo, los retos fallidos de Lassalle como secretario de Estado de Cultura

La bajada del IVA cultural y la aprobación de una Ley de Mecenazgo para el sector han sido los dos retos más importantes durante la legislatura en que José María Lassalle ocupó la secretaría de Estado de Cultura, que finalmente no salieron adelante.
Lassalle llegó a la secretaría de Estado el 23 de diciembre del año 2011 y uno de los puntos clave que señaló con su nombramiento fue el de la necesidad de aprobar una nueva Ley de Propiedad Intelectual para luchar contra la piratería. Dos años después, Cultura hacía realidad esta legislación, cuya eficacia ha sido cuestionada desde diversos agentes --en su primer año en vigor, dio como resultado el bloqueo de cinco webs--.
No obstante, los primeros problemas para el secretario de Estado llegaron con la subida al 21% del IVA cultural en septiembre del año 2012 --salvo excepciones como los libros--, que puso en pie de guerra a todo el sector.
Durante varios años, las reclamaciones para bajar este impuesto a Lassalle cayeron en vano, si bien para esta nueva legislatura todo apunta a que se podría modificar, tras el acuerdo de investidura que firmaron PP y Ciudadanos en el que se contemplaba bajar al 10 por ciento a los espectáculos culturales en directo --excluyendo a las entradas de cine, que seguirían al 21 por ciento--.
Otra de las prioridades del secretario de Estado saliente fue la Ley de Mecenazgo, una promesa que finalmente quedó en incentivos fiscales que benefician a las actividades vinculadas a la cultura, tramitados junto a la reforma fiscal aprobada por el Gobierno que entró en vigor en enero de 2015.
A pesar de incluir deducciones del 20% en espectáculos y del 15% para atraer rodajes extranjeros y ayudas al micromecenazgo, la inclusión de estas medidas conllevaba cerrar la posibilidad de una articulación independiente que permitiera tener una ley de mecenazgo autónoma.
CANON DIGITAL Y TOROS
En esa ocasión, diversos protagonistas culturales, tales como coleccionistas, museos o entidades de gestión, mostraron su desilusión y decepción tras tres años en los que se han generado "expectativas", puesto que para muchos esta ley podría llevar consigo una "labor pedagógica", tal y como recogió Europa Press.
En diciembre del año 2012 también llegó una decisión polémica, que finalmente ha sido 'tumbada' por el Tribunal Supremo: la aprobación del nuevo canon digital con cargo de cinco millones de euros a los Presupuestos Generales del Estado.
Esta medida --que fue llevada a los tribunales por las entidades de gestión-- fue revocada recientemente por el Tribunal Supremo, tras posicionamiento en contra previo del Tribunal de Justicia Europeo. Ahora el nuevo secretario de Estado de Cultura tendrá que poner en marcha un nuevo modelo diferente sin cargo a los Presupuestos del Estado.
Los toros también han sido protagonistas durante el mandato de Lassalle, que comenzaron la legislatura en el foco de atención tras la prohibición de corridas en Cataluña a finales de 2010. Mientras el Gobierno declaró en 2013 a los toros como patrimonio cultural --e inició los trámites para declararlo Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad--, recientemente el Tribunal Constitucional se ha pronunciado también anulando la ley catalana que vetaba las corridas.
RETOS CONSEGUIDOS
No obstante, el legado de Lassalle también deja retos conseguidos en campos como el cine, donde por ejemplo el pasado mes de diciembre se aprobó la reforma de las ayudas al sector para establecerlas 'a priori' y no 'a posteriori', como marcaba el anterior modelo de financiación.
Asimismo, a finales del año 2014 se aprobó la ley Reguladora de la Biblioteca Nacional de España (BNE), con la que se dotaba de autonomía a la institución, tal y como ya se había hecho con otras como el Museo Nacional del Prado o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS).