Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ‘Hombre de los hielos’ tiene 19 parientes vivos y todos ellos austríacos

La momia del conocido como 'Hombre de hielo' encontrada en 1991 en los Alpescuatro.com

El ‘hombre de los hielos’ o también llamado Ötzi vivió entre Austria e Italia hace 5.300 años y su ADN ha sido comparado con miles de muestras de sangre, logrando identificar a 19 personas genéticamente relacionadas con él.

Científicos del Instituto Nacional de Medicina Legal de la Universidad Médica de Innsbruck, Austria, han culminado con éxito la búsqueda de los parientes vivos de la momia Otzi o también llamado ‘el hombre de los hielos’. En 2012 los científicos anunciaron que habían descifrado su genoma y que en su ADN se había descubierto una mutación genética que querían encontrar en personas vivas.
Al comparar el ADN de Ötzi con las muestras de 3.700 donantes de sangre, se ha logrado identificar a 19 personas relacionadas con el hombre momificado. Los investigadores han explicado que hay posibilidades de identificar a más 'familiares' de Ötzi en la región suiza de Engadina y en Italia.
La momia fue hallada en 1991 en los Alpes y ha sido estudiada por varios científicos, que ha dado como resultado, el descubrimiento de parte de la naturaleza del mundo en el que vivía. Se ha revelado por ejemplo, que tenía la enfermedad de Lyme (una dolencia infecciosa transmitida por las garrapatas), que tenía 46 años de edad en el momento de su muerte y medía algo más de 150 centímetros. Sus contenidos estomacales indicaron que tenía una dieta rica en carne, y se ha intentado encontrar la causa de su muerte, que van desde una herida de flecha, a un golpe en la cabeza.
El trabajo ha encontrado colaboradores en Austria e Italia y, según ha indicado uno de los autores, Walther Parson, ya hay voluntarios que han prestado su sangre para continuar investigando.