Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan restos de construcciones y enseres medievales en el lugar donde se cree que estuvo la casa del Cid Campeador

El equipo de arqueólogos que trabaja en las excavaciones del Solar del Cid, emplazamiento donde se cree que estuvo ubicada la casa del Cid Campeador, han hallado restos de construcciones y enseres medievales en un primer sondeo, según ha explicado este miércoles la directora de los trabajos, Fabiola Monzón.
Monzón, acompañada de la alcaldesa en funciones, Carolina Blasco, ha explicado que los primeros trabajos han sacado a la luz diferentes estructuras relacionadas con una actividad artesanal desconocida por el momento, si bien su presencia está en consonancia con el hecho de que la calle donde se ubica el solar, conocida en la época como 'Tenebregosa', estuvo ocupada por diferentes gremios.
Con anterioridad a este uso del espacio, también ha salido a la luz un pavimento de grandes dimensiones realizado con canto de río que ocupa la mayor parte del sondeo y que se encuentra en buen estado de conservación.
El pavimento presenta indicios de articularse en torno a diferentes estancias y para su colocación se ha determinado que se excavó el terreno geológico con el objetivo de obtener la rasante deseada en la construcción.
También se ha descubierto un muro de fractura más moderna, cuya función y características por el momento no se han podido precisar, así como varias monedas, restos de cerámica y otros enseres en la vida cotidiana.
CID CAMPEADOR
Aunque no se puede precisar con certeza si en este lugar estuvo la casa del Cid Campeador, sí que existe documentación del siglo XV proveniente del Monasterio de Cardeña en la que se señala el deseo de los monjes de arrendar unas casas que fueron propiedad de Rodrigo Díaz de Vivar.
El paso del tiempo hizo que estos inmuebles cayesen en ruina, lo que determinó que en 1593 el Regimiento de Burgos decidiese tomar a censo perpetuo el lugar a cambio de levantar un arco y pagar al monasterio 500 maravedíes anuales.
Se desconoce si se llegó a realizar dicho monumento, pero sí se conserva en el solar otro de 1784 conformado por el escudo del Cid, flanqueado por los escudos de Burgos y Cardeña, por lo que se garantiza además que este espacio no ha sufrido modificaciones desde esa fecha.
Dada la relevancia de los hallazgos, el Ayuntamiento de Burgos mantendrá el apoyo al proyecto, que continuará con un sondeo de mayores dimensiones hacia la zona de la calle y, una vez finalicen los trabajos, se determinará si se adecuan los hallazgos en el lugar para que puedan ser visitados.