Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno apoya la exclusión de obras de presos de ETA en una muestra porque podían "herir sensibilidades"

El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha asegurado que el Ejecutivo apoya la decisión de la Fundación San Sebastián 2016 de excluir dos obras de presos de ETA de la muestra 'Sin lugares, sin tiempo. Giltzapekoak: notas sobre la reclusión', porque "podían herir la sensibilidad de las víctimas".
"La decisión fue tomada por la dirección de la Fundación de la Capitalidad Cultural de San Sebastián 2016 y nosotros la apoyamos, porque nos parece que podía herir la sensibilidad de las víctimas. Este Gobierno estará siempre del lado de las víctimas", ha explicado en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
Comisarios de la exposición denunciaron el pasado jueves qque la Fundación San Sebastián 2016 (compuesta por Gobierno vasco y central, Diputación de Gipuzkoa y Ayuntamiento donostiarra) han "censurado" dos obras seleccionadas para la muestra, que podrá visitarse desde el viernes hasta el 19 de enero de 2017 en Koldo Mitxelena Kulturunea, por estar realizadas por dos presos de ETA.
La muestra forma parte del proyecto 'Sin lugares, sin tiempo', incluido en el programa de capitalidad europea desde la fase de candidatura. Esta iniciativa invita a través del arte a reflexionar sobre la realidad de las personas en diferentes situaciones de reclusión (cárceles, centros psiquiátricos, centros de internamiento para menores, entre otros), y a profundizar en los mecanismos sociales y políticos de exclusión e inclusión que operan nuestras sociedades.
Uno de los comisarios de la exposición, Pablo Marte, ha explicado que algunos materiales que formaban parte de la muestra han sido "objeto de censura" por parte de la Fundación San Sebastián 2016, lo cual "no sólo supone un acto inadmisible y del todo contrario a cualquier código profesional de buenas prácticas", sino que "debilita y hace vulnerable el horizonte mismo de la exposición, cuyo discurso de base queda inevitablemente mermado, como un cuerpo al que se le extirpan diversos órganos".
Por su parte, el director general de DSS2016, Pablo Berástegui, ha explicado que esta "censura" tiene que ver "con el respeto a las víctimas del terrorismo". En ese sentido, ha señalado que San Sebastián 2016 "es plenamente consciente de que, en circunstancias complejas, diferentes valores entran en tensión, en contradicción, en colisión incluso".